Taxonomía del activista político español

¿Quiere usted algo irrefutable en la llamada ciencia política? Bien, ahí va: las reglas del juego definen el juego. O sea, no pretenda usted jugar a la oca con las reglas del parchís porque al final no jugará ni a una cosa ni a la otra. La democracia formal, en países con millones de habitantes, tiene dos condiciones básicas para ser democracia formal: separación de los tres poderes y representación efectiva del ciudadano. Convendrá conmigo el lector en que en España, se mire por donde se mire, no existe nada parecido. ¿Entonces por qué hay quienes, considerándose a sí mismos demócratas, participan en política como si nuestro país fuera una democracia? Me temo que solo existen dos respuestas posibles: una, por ignorancia de cuáles sean las reglas de juego de una democracia formal; dos, por intereses personales que nada tienen que ver con el bien común. De la primera respuesta surge el bienintencionado, el iluso de toda la vida. De la segunda, el oportunista, también de toda la vida.
Continúa leyendo Taxonomía del activista político español

Bienvenidos

Por supuesto, las reacciones son las previstas. La izquierda, o lo que queda de ella, aplaude creyendo ver en esta imagen al presidente de la III República que, como un Lenin redivivo, viaja desde Suiza hacia el futuro. La derecha se indigna con Pablo Iglesias pero también con el rey, pues considera una torpeza la aceptación del regalo y una felonía la posterior publicación de la foto en la web de la Casa Real. Las redes sociales bullen con fakes de todo tipo. Las tertulias analizan la proeza como si la monarquía estuviera a punto de caer. Continúa leyendo Bienvenidos

Isabel II de Inglaterra es más republicana que Pablo Iglesias

?????????????????????

España nunca fue un país de sfumato, sino de trazo grueso. Del mismo modo que aquí el Iluminismo francés solo pudo contentarse con ser un anticlericalismo afrancesado, el republicanismo se sigue entendiendo como un antimonarquismo ultramontano, nostálgico todavía de los años treinta del pasado siglo. Una república garantista y constitucional es un concepto político que trasciende la mera sustitución del rey por un presidente, y comprende además otras medidas que la definen y la diferencian de lo que proponen los republicanos de la izquierda española (los otros, los liberales, ya sabemos que jamás dicen ni mu). Continúa leyendo Isabel II de Inglaterra es más republicana que Pablo Iglesias

La tensión

Un conocido se ha enfadado conmigo esta mañana porque me he negado a acompañarle a la reunión que Podemos organiza hoy en mi localidad. Hace dos días una compañera de trabajo casi me retira la palabra porque me atreví a llamar corrupto al rey recién abdicado. En esta gigantesca tertulia de casinillo que siempre ha sido España, a los que no hemos minusvalorado todavía la arbitrariedad del régimen político, a quienes nos atrevemos a advertir que aquí nadie lo ha herido de muerte, a los que vemos en todo lo que ocurre la sombra de la propaganda, nos están empezando a caer las del pulpo. Continúa leyendo La tensión

Callan como putas

1017511_725278657534466_6892033365700882493_n

Ayer, en la concentración a favor de la república a la que acudí para ver qué se cocía, puse casi sin pretenderlo dos corolarios a un pensamiento que lleva rondándome la cabeza desde hace años. El primero de ellos es la certeza, ya expresada aquí en alguna ocasión, de que la izquierda se ha apropiado de la palabra “república” y de la idea que los españoles tienen de ella. Por supuesto, esto no es ninguna novedad, pues la república, y más concretamente la Segunda República, es uno de los mitos más persistentes del folklore del progresismo hispano. Por eso no es de extrañar que en saraos de este tipo abunden las tricolores, los puños, las hoces y las estrellas rojas, y por eso tampoco voy a detenerme demasiado en este punto. La segunda conclusión está un poco menos trillada y es, cuando menos, bastante interesante: la aquiescencia con que el presunto republicanismo liberal ha permitido que esta usurpación se lleve a cabo y que, por consiguiente, el concepto “república” se haya convertido, quién sabe si irremediablemente, en una ideología.
Continúa leyendo Callan como putas

Héroes de nuestra propia Historia (2)

El más gigantesco obstáculo con el que actualmente se encuentran los movimientos ciudadanos es que siguen los caminos trazados por el régimen. Estos caminos casi siempre abocan a una visión global del problema y terminan por obligarles a pensar que son demasiados pequeños e insignificantes para hacer zozobrar el statu quo. Al centrarse en cambios legislativos que escapan a su naturaleza, han de dar prioridad al imposible de constituirse en mayoría. Y en una país de cuarenta millones de personas jamás se podrá ser mayoría. Continúa leyendo Héroes de nuestra propia Historia (2)

Una nueva Declaración de Independencia

Esta mañana pienso en los americanos. Pienso en que su revolución es la única revolución política que ha triunfado, y me pregunto si la Declaración de Independencia nos podría servir de inspiración todavía. Recuerdo que en su preámbulo se encuentra una de las frases más bellas de la historia: «cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objetivo, evidencia el designio de someterlos (a ellos, a los seres humanos, al pueblo) bajo un despotismo absoluto, es el derecho de ellos, es el deber de ellos, derrocar ese gobierno y proveer nuevas salvaguardas para su futura seguridad». Continúa leyendo Una nueva Declaración de Independencia