Carta a un alumno de Bachillerato o quiénes son los agentes del caos

Infinitas son las clasificaciones que realiza el ser humano para conocerse a sí mismo y al mundo que le rodea, pero todas -o la mayoría- poseen un rasgo común: son binarias. Supongo que habrás oído alguna vez la típica frase que empieza con aquello de “hay dos tipos de personas”, y que en más de una ocasión has estado tentado de verte reflejado en alguna de esas dos categorías, ya sea como el que prefiere los perros a los gatos, por ejemplo, o como aquel al que le gusta más la carne que el pescado, o el que soporta mejor el calor que el frío. Hay categorizaciones para todos los gustos, y, si así, de primeras, te pueden parecer una idiotez como la copa de un pino, ten mucho cuidado, porque al final todos -incluido tú, listillo- nos dejamos guiar por ellas, es más, solemos estructurar nuestra manera de vivir según en qué lado de la encrucijada estemos. Recuerda: si no eres del Madrid, eres del Barça; si no eres de derechas, eres de izquierdas; si no te gustan las mujeres, entonces te gustan los hombres… Continúa leyendo Carta a un alumno de Bachillerato o quiénes son los agentes del caos

La paradoja de la marioneta

En el fondo usted cree en lo que no dicen: que la crisis económica es una partida jugada por unas cuantas personas, que la UE tiene un plan para convertir España en una especie de Florida low cost, que nuestro régimen está al servicio de un plan maestro de escala planetaria, que el 15-M fue reventado por dentro, que los movimientos de protesta están llenos de infiltrados, que su correo electrónico no es seguro, que sus llamadas telefónicas están siendo escuchadas por alguien, que Internet, la televisión, el fútbol o el sistema educativo son pura ingeniería social. Ni usted (ni nadie) niega ahora la imagen barroca del Gran Teatro del Mundo, el auto sacramental postmoderno que habla de un poder en la sombra que mueve los hilos. Usted es una marioneta. Rajoy es una marioneta. Merkel es una marioneta. Obama es una marioneta. El siglo XXI será conspiranoico o no será.
Continúa leyendo La paradoja de la marioneta