Culos al aire

No desbarremos, por favor. Guillermo Zapata no es nazi, ni proetarra, ni anti Marta del Castillo. Se equivocan los que se tragan ese sapo de la propaganda y no son capaces de ver que en realidad Zapata es un pelele, además de un inútil que posee un pésimo sentido del humor. Deberían hacérselo mirar, porque su grado de exposición a cortesanos como Marhuenda o a periolistos como Jiménez Losantos es preocupante. Pero, por otro lado, aquellos que están en contra de su dimisión y denuncian la doble vara de medir y la hipocresía de quienes la han forzado, no solo pierden el tiempo sino que están cometiendo el mismo pecado que condenan. Porque las falacias que acusan a Zapata están al mismo nivel que cualquiera de esas imputaciones de políticos que los nuevos partidos como el del protagonista han estado tildando de intolerables. Si un imputado debe dimitir, Zapata también. Es más, si un imputado que se aferra a su acta de concejal es “casta”, Zapata, en estos momentos, también lo es.
Continúa leyendo Culos al aire

¿Quién ha ganado realmente las elecciones andaluzas?

En efecto, es una vergüenza que, a pesar de la mierda que la juez Mercedes Alaya está destapando en Andalucía, el PSOE continúe perpetuándose en el gobierno, y que, visto lo visto, todavía haya alguien que vote al PP. También lo es que no se haya beneficiado mucho más a los nuevos partidos que abanderan el supuesto anhelo de cambio político. Quienes hoy están indignados o decepcionados tienen razones para estarlo. De acuerdo. Todo eso es verdad. Pero, ¿y si además hubiera otra verdad? ¿Y si lo de ayer tuviese una lógica que no se ha sabido captar o no se ha querido revelar hasta el momento? ¿No se percibe cierta sensación de bluf, de expectativa incumplida? ¿No es como si finalmente la realidad a la que hemos asistido, la del final de un régimen, la de la regeneración, la de un nuevo comienzo, hubiese sido una gigantesca burbuja que ha terminado explotando? ¿Y si esa misma realidad, medible, cuantificable e incluso opinable, no fuera más que una distracción? Continúa leyendo ¿Quién ha ganado realmente las elecciones andaluzas?

5 razones por las que Celia Villalobos puede jugar al Candy Crush sin que le ocurra absolutamente nada

No sé a qué viene tanto revuelo. ¿De verdad que es tan escandaloso que la señora Celia Villalobos haya sido sorprendida jugando al Candy Crush en pleno debate sobre el estado de la nación? Hombre, creo yo que lo sería en un país serio, con un sistema político serio y con unos representantes serios (y que representaran, ya de paso, seriamente a alguien). ¿Pero en España? ¿Es que nos hemos caído del guindo otra vez o qué pasa aquí? ¿Acaso ya estamos con la misma pantomima de censurar moralmente a alguien que vive de un medio (el político) corrompido hasta los cimientos? Desde que tengo uso de razón (y soy de la generación del 75), siempre me ha parecido que hacer aspavientos por la corrupción de los políticos españoles es como cargar contra el pobre porquerizo por llevar los pantalones perdidos de mierda.
Continúa leyendo 5 razones por las que Celia Villalobos puede jugar al Candy Crush sin que le ocurra absolutamente nada

Historias

Hay algo en la narración que subyuga la mente de quien la escucha, un poder que hace que el mensaje llegue directamente al receptor, tocando y abarcando al mismo tiempo razón y sentimiento. Una buena historia nos atrapa, nos hace suyos casi al instante. Así que esto de contar historias no es precisamente una novedad, y tampoco creo que se descubra la pólvora cuando son utilizadas para persuadir o guiar la opinión de las personas. Lo sabían, por ejemplo, los chamanes de las tribus neolíticas, los evangelizadores cristianos o los líderes de las grandes revoluciones de la historia de la humanidad. Ahora bien, jamás ha habido tal profusión de historias como ahora, ni el arte de la narrativa se ha aplicado a tantos ámbitos de la vida del hombre corriente.
Continúa leyendo Historias

La tensión

Un conocido se ha enfadado conmigo esta mañana porque me he negado a acompañarle a la reunión que Podemos organiza hoy en mi localidad. Hace dos días una compañera de trabajo casi me retira la palabra porque me atreví a llamar corrupto al rey recién abdicado. En esta gigantesca tertulia de casinillo que siempre ha sido España, a los que no hemos minusvalorado todavía la arbitrariedad del régimen político, a quienes nos atrevemos a advertir que aquí nadie lo ha herido de muerte, a los que vemos en todo lo que ocurre la sombra de la propaganda, nos están empezando a caer las del pulpo. Continúa leyendo La tensión

El “Plan Podemos”

Comienzo a intuir que algo pasa cuando veo que aquí el único enmierdado hasta las cejas es el PSOE. Lo está, no solo porque los votos se le hayan ido volando a otros partidos o porque todo esto le pille en bragas y ahora, después de años siguiendo a rajatabla la ley de hierro de Michels, no haya absolutamente nadie entre sus filas con un cociente intelectual y político en condiciones para tratar de salvarlo, sino porque en la cúpula saben que la izquierda se ha llevado más o menos el mismo número de votos que en las elecciones de 2011. Esto quiere decir dos cosas: una, que sus votantes naturales han movido el esqueleto y han acudido a votar; y dos, que la abstención de 2014 (sin contar a los abstencionistas de toda la vida) votó al PP hace tres años.
Continúa leyendo El “Plan Podemos”

¿Quién teme a la Filosofía? Nadie

8458216358_8d35f9922a_z

No parece que a Wert le hayan hecho mella las protestas de los profesores de Filosofía, a tenor de lo recogido en el anteproyecto de ley que el Ministerio hizo público hace unas semanas. La materia sigue estando herida de muerte, y quienes la imparten también. ¿A qué se debe la obcecación del tecnócrata? ¿Por qué esa inquina contra una asignatura que, ya como estaba, no ocupaba, por número de horas, un puesto muy relevante en los planes de estudio? ¿Acaso será cierto que el PP le tiene miedo, como muchos aseguran? ¿Es posible que la Filosofía, al dotar a los alumnos de herramientas para el cuestionamiento de la realidad, sea un peligro que el ministro se quiere quitar de en medio? Continúa leyendo ¿Quién teme a la Filosofía? Nadie