Culos al aire

No desbarremos, por favor. Guillermo Zapata no es nazi, ni proetarra, ni anti Marta del Castillo. Se equivocan los que se tragan ese sapo de la propaganda y no son capaces de ver que en realidad Zapata es un pelele, además de un inútil que posee un pésimo sentido del humor. Deberían hacérselo mirar, porque su grado de exposición a cortesanos como Marhuenda o a periolistos como Jiménez Losantos es preocupante. Pero, por otro lado, aquellos que están en contra de su dimisión y denuncian la doble vara de medir y la hipocresía de quienes la han forzado, no solo pierden el tiempo sino que están cometiendo el mismo pecado que condenan. Porque las falacias que acusan a Zapata están al mismo nivel que cualquiera de esas imputaciones de políticos que los nuevos partidos como el del protagonista han estado tildando de intolerables. Si un imputado debe dimitir, Zapata también. Es más, si un imputado que se aferra a su acta de concejal es “casta”, Zapata, en estos momentos, también lo es.
Continúa leyendo Culos al aire

El relevo

Soy un aguafiestas, lo sé, pero si no lo digo, reviento: me temo que no es el fin de nada, sino el relevo de todo, o al menos, de una gran parte de todo. Puede que las fuerzas de este relevo (supongamos que bienintencionadas) obren el milagro de acabar con las redes clientelares, las canonjías y las prácticas corruptas de muchos ayuntamientos y presidencias autonómicas, pero a no ser que se haya votado a ángeles y no a simples mortales, solo será cuestión de tiempo que la mierda vuelva a aparecer en los rincones de un poder que, por obra y gracia de las leyes del régimen, no está sujeto a ningún tipo de fiscalización ciudadana. Y que conste que no soy un pesimista antropológico, sino que procuro dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, y no caer en la ingenuidad de pensar que, por el mero hecho de desalojar al corrupto, mi candidato jamás se pudrirá como su predecesor, aunque goce de las mismas prebendas y la misma impunidad. Continúa leyendo El relevo

5 razones por las que mañana no iré a votar

1. Porque la fe, en una democracia, nada tiene que ver con la política. Así que yo, en esto de la política, sencillamente me esfuerzo en no caer en los brazos de la confianza ciega en alguien que me vende igualdad social, libertad de mercado, regeneración democrática u otros milagrosos crecepelos. Y digo confianza ciega porque no se puede llamar de otra manera al acto de votar a una lista de personas sabiendo de antemano que no hay ningún mecanismo legal que me permita presionar para que se cumpla el programa electoral del partido, o para desalojar a alguien que está mezclado en algún asunto turbio. Las leyes de mi país me impiden controlar a los concejales y a los diputados autonómicos que han sido elegidos, y me obligan a esperar cuatro largos años para intentar bajarlos de sus poltronas.  Continúa leyendo 5 razones por las que mañana no iré a votar

Susana Díaz y el antidarwinismo

El de la política es un mundo al revés que depende de las reglas del antidarwinismo. En los microcosmos de los partidos solo el más tonto, el más inane parece sobrevivir, pues la adaptación se mide por parámetros que nada tienen que ver con la inteligencia o el mérito sino con las tragaderas. Como en la universidad (otra selva antidarwinista), únicamente gana el que mejor pone el culo y el que más resiste.
Continúa leyendo Susana Díaz y el antidarwinismo

Dicen por ahí

Esto es lo que dice la LOE:

La educación es el medio más adecuado para garantizar el ejercicio de la ciudadanía democrática, responsable, libre y crítica, que resulta indispensable para la constitución de sociedades avanzadas, dinámicas y justas. Continúa leyendo Dicen por ahí

Un enorme montón de mierda

Cuando a Jesús se le ocurrió aquello de que la verdad nos haría libres, está claro que no pensaba precisamente en los españoles, al menos en la mayoría de nosotros. Tras la masacre del 11 de marzo de 2004, solo quienes viven instalados en la cúpula de un partido político, ocupan las altas jerarquías de alguna empresa de comunicación o forman parte de las cloacas policiales del Estado pueden gozar aquí de auténtica libertad y de un acceso sin restricciones a esa verdad que los demás ni olemos. Porque todo: la manipulación informativa vivida después de los atentados, la desaparición de las pruebas, la ineficaz sentencia de 2007… o sea, todo, forma parte de una densa cortina de humo que únicamente ha perseguido el hartazgo, la confusión y, finalmente, el olvido. «Que sea tan enrevesado que cualquiera pueda tener una teoría, pero que nadie sepa la verdad», dice Ray Winston interpretando el papel de un espía apagafuegos en Al límite, un blockbuster de palomitas y cocacola que solo por esta sentencia vale la pena tragarse.
Continúa leyendo Un enorme montón de mierda

Política ficción

El molt honorable diputado Albert Mas (pariente de Artur Mas, quien fuera President de la ya extinta Generalitat catalana) también pertenece a CiU. En las últimas elecciones legislativas, tras una segunda vuelta, y espoleado por la promesa de no jurar la Constitución si era elegido, ha obtenido la victoria en la circunscripción electoral uninominal de la ciudad de Tarragona donde se presentaba, por lo que será nombrado diputado de la Asamblea Nacional. Sabe que ante sus electores (que aún anhelan fervientemente el advenimiento de la patria catalana) debe cumplir su principal promesa electoral si no quiere arriesgarse a que, en menos que canta un gallo, revoquen su nombramiento y lo devuelvan a casa, como ya ha ocurrido en alguna ocasión con otros diputados electos. Continúa leyendo Política ficción

5 razones por las que Celia Villalobos puede jugar al Candy Crush sin que le ocurra absolutamente nada

No sé a qué viene tanto revuelo. ¿De verdad que es tan escandaloso que la señora Celia Villalobos haya sido sorprendida jugando al Candy Crush en pleno debate sobre el estado de la nación? Hombre, creo yo que lo sería en un país serio, con un sistema político serio y con unos representantes serios (y que representaran, ya de paso, seriamente a alguien). ¿Pero en España? ¿Es que nos hemos caído del guindo otra vez o qué pasa aquí? ¿Acaso ya estamos con la misma pantomima de censurar moralmente a alguien que vive de un medio (el político) corrompido hasta los cimientos? Desde que tengo uso de razón (y soy de la generación del 75), siempre me ha parecido que hacer aspavientos por la corrupción de los políticos españoles es como cargar contra el pobre porquerizo por llevar los pantalones perdidos de mierda.
Continúa leyendo 5 razones por las que Celia Villalobos puede jugar al Candy Crush sin que le ocurra absolutamente nada

Podemos y la enseñanza

Debido a cierta deformación profesional, me he estado interesando últimamente por todo aquello que Podemos tuviera que decir sobre la educación pública, y he llegado a la triste conclusión de que la atención prestada es más bien exigua, y sus miras de escasísimo vuelo. En el capítulo 3 de su Documento final del programa colaborativo, el dedicado un poco rimbombantemente a conquistar la igualdad y construir la democracia (sic), solo el tercer apartado (el cuarto se centra en la universidad) trata de la educación preuniversitaria. En él se pueden encontrar los viejos temas de siempre: supresión de ayudas a la concertada, fomento de la innovación pedagógica, del pensamiento crítico y del bla, bla, bla, apertura de la gestión a eso tan difuso pero tan querido por el sindicalismo más engagé que es la ‘comunidad educativa’, y, por supuesto, la ayuda destinada a la compra de material escolar. Continúa leyendo Podemos y la enseñanza

Historias

Hay algo en la narración que subyuga la mente de quien la escucha, un poder que hace que el mensaje llegue directamente al receptor, tocando y abarcando al mismo tiempo razón y sentimiento. Una buena historia nos atrapa, nos hace suyos casi al instante. Así que esto de contar historias no es precisamente una novedad, y tampoco creo que se descubra la pólvora cuando son utilizadas para persuadir o guiar la opinión de las personas. Lo sabían, por ejemplo, los chamanes de las tribus neolíticas, los evangelizadores cristianos o los líderes de las grandes revoluciones de la historia de la humanidad. Ahora bien, jamás ha habido tal profusión de historias como ahora, ni el arte de la narrativa se ha aplicado a tantos ámbitos de la vida del hombre corriente.
Continúa leyendo Historias