Un debate más falso que un billete de seis euros

La escenificación ha sido tan burda en el debate entre Iglesias y Rivera que, si se hubiera tratado de una obra de teatro, parecería una de aquellas que, cuando llega el fin de curso, se suelen representar en las guarderías para que los padres graben a las criaturas con el móvil y babeen un rato mientras se hacen ilusiones con las dotes artísticas de sus churumbeles. Y no porque un debate en diferido no sea un debate stricto sensu (que no lo es), sino porque todo ese rollo del bar y de la charla distendida de dos parroquianos frente a frente es más falso que un billete de seis euros, o, para seguir con la analogía teatral, que un par de niños vestidos de florecillas  silvestres. Continúa leyendo Un debate más falso que un billete de seis euros

Anuncios

Bienvenidos

Por supuesto, las reacciones son las previstas. La izquierda, o lo que queda de ella, aplaude creyendo ver en esta imagen al presidente de la III República que, como un Lenin redivivo, viaja desde Suiza hacia el futuro. La derecha se indigna con Pablo Iglesias pero también con el rey, pues considera una torpeza la aceptación del regalo y una felonía la posterior publicación de la foto en la web de la Casa Real. Las redes sociales bullen con fakes de todo tipo. Las tertulias analizan la proeza como si la monarquía estuviera a punto de caer. Continúa leyendo Bienvenidos

Historias

Hay algo en la narración que subyuga la mente de quien la escucha, un poder que hace que el mensaje llegue directamente al receptor, tocando y abarcando al mismo tiempo razón y sentimiento. Una buena historia nos atrapa, nos hace suyos casi al instante. Así que esto de contar historias no es precisamente una novedad, y tampoco creo que se descubra la pólvora cuando son utilizadas para persuadir o guiar la opinión de las personas. Lo sabían, por ejemplo, los chamanes de las tribus neolíticas, los evangelizadores cristianos o los líderes de las grandes revoluciones de la historia de la humanidad. Ahora bien, jamás ha habido tal profusión de historias como ahora, ni el arte de la narrativa se ha aplicado a tantos ámbitos de la vida del hombre corriente.
Continúa leyendo Historias

Isabel II de Inglaterra es más republicana que Pablo Iglesias

?????????????????????

España nunca fue un país de sfumato, sino de trazo grueso. Del mismo modo que aquí el Iluminismo francés solo pudo contentarse con ser un anticlericalismo afrancesado, el republicanismo se sigue entendiendo como un antimonarquismo ultramontano, nostálgico todavía de los años treinta del pasado siglo. Una república garantista y constitucional es un concepto político que trasciende la mera sustitución del rey por un presidente, y comprende además otras medidas que la definen y la diferencian de lo que proponen los republicanos de la izquierda española (los otros, los liberales, ya sabemos que jamás dicen ni mu). Continúa leyendo Isabel II de Inglaterra es más republicana que Pablo Iglesias

La tensión

Un conocido se ha enfadado conmigo esta mañana porque me he negado a acompañarle a la reunión que Podemos organiza hoy en mi localidad. Hace dos días una compañera de trabajo casi me retira la palabra porque me atreví a llamar corrupto al rey recién abdicado. En esta gigantesca tertulia de casinillo que siempre ha sido España, a los que no hemos minusvalorado todavía la arbitrariedad del régimen político, a quienes nos atrevemos a advertir que aquí nadie lo ha herido de muerte, a los que vemos en todo lo que ocurre la sombra de la propaganda, nos están empezando a caer las del pulpo. Continúa leyendo La tensión

El “Plan Podemos”

Comienzo a intuir que algo pasa cuando veo que aquí el único enmierdado hasta las cejas es el PSOE. Lo está, no solo porque los votos se le hayan ido volando a otros partidos o porque todo esto le pille en bragas y ahora, después de años siguiendo a rajatabla la ley de hierro de Michels, no haya absolutamente nadie entre sus filas con un cociente intelectual y político en condiciones para tratar de salvarlo, sino porque en la cúpula saben que la izquierda se ha llevado más o menos el mismo número de votos que en las elecciones de 2011. Esto quiere decir dos cosas: una, que sus votantes naturales han movido el esqueleto y han acudido a votar; y dos, que la abstención de 2014 (sin contar a los abstencionistas de toda la vida) votó al PP hace tres años.
Continúa leyendo El “Plan Podemos”