España

Desde siempre España ha sido el nombre del país en el que nací. No recuerdo si mis padres me lo dijeron alguna vez, siendo yo niño, ni siquiera tengo presente ahora el momento en que lo descubrí, si es que hubo una fecha, un instante de revelación. Supongo que llegué a España de manera natural, como lo hacen todos, en alguna página de mis primeros libros de texto, en alguna canción donde se la nombraba, en alguna línea leída por primera vez sílaba a sílaba, sin entender al principio qué es lo que estaba leyendo. Luego imagino que fui consciente de que España iba indisolublemente unida al idioma que hablaba, y más tarde a aquel mundial de 1982, a noticias emitidas por la televisión o por la radio, a la silueta de una península en un mapamundi y al paisaje que veía al otro lado del Dos Caballos de mis primeros viajes.
Continúa leyendo España

Hoy no será un día histórico

Sería más fácil enhebrar toda una caravana de camellos en el ojo de una aguja, que ver a Mas, Romeva, Junqueras y compañía proclamando la independencia desde el balcón de la Generalidad. Y no digo esto empujado por el irrefrenable patriotismo de las grandes citas históricas, sino porque estoy convencido de que precisamente el día de hoy no será tan histórico como los dueños del chiringo y sus adláteres mediáticos nos han hecho creer. Continúa leyendo Hoy no será un día histórico

Matar al padre

Sabino Cuadra, haciendo honor a su nombre y a su apellido, sube a la tribuna, se abre la camisa para mostrar el traje de superhéroe y hace trizas la constitución delante de sus señorías. Es de Amaiur, reconversión abertzale que tiene representación en el Congreso y que, como todos los demás partidos, recibe subvenciones de Papá Estado. Así que se podría decir que Sabino Cuadra, manque le pese, pertenece a la gran familia de los que chupan del bote. Es un hijo más; díscolo, sí, pero hijo al fin y al cabo, y sabe perfectamente que, aunque con su performance causará revuelo, Papá no lo repudiará nunca, ni siquiera lo desheredará.
Continúa leyendo Matar al padre

Por qué Artur Mas no quiere la independencia

Cada vez que Artur Mas pronuncia la palabraindependència”, una grieta aparece en los gruesos muros del Palacio de la Verdad de Braavos, cada vez que asegura que quiere a Cataluña fuera de España, miente como el bellaco que es. ¿Por qué? Porque la razón de ser del discurso separatista catalán reside en que este se halla intrínsecamente conectado a la existencia del enemigo opresor castellano. La lógica independentista es dependiente de “Madrit”; sin “Madrit”, Mas dejaría de ser Mas y Convergencia Convergencia. Si algo nos demuestra la historia del supuesto nacionalismo catalán es que, anclado como siempre ha estado en un medio burgués de industria y sacristía, espiritualmente nunca ha pasado de regionalismo parasitario, por más que en ocasiones la oveja se haya vestido con la piel de lobo separatista, e incluso se haya puesto a pegar tiros. Por eso Don Arturo, como buen parásito regionalista, no quiere la independencia, sino seguir siendo rescatado a cuenta del contribuyente hispanistaní, beber de los torrenciales ríos de leche y miel que procura la tensión territorial, y, ya de paso, esconder sus problemas con la justicia. Continúa leyendo Por qué Artur Mas no quiere la independencia

Cinco verdades sobre las lenguas (de España) que casi nadie dice en sus clases

1. La lengua es una facultad exclusivamente humana que depende de sus usuarios, que son los que la crean, la desarrollan, la hacen cambiar y también quienes, llegado el momento, dejan de hablarla. Esto significa que, por sí misma, una lengua ni nace ni crece ni muere, tampoco recibe agresiones o amenazas, no es depositaria del espíritu de ningún pueblo y mucho menos posee derecho a algo. Es una simple herramienta y no un ente con capacidad de raciocinio, así que son los hablantes los únicos que tienen derechos. Si se atribuyen derechos a las lenguas, habría que otorgárselos también a las llaves inglesas o a las bombillas. Continúa leyendo Cinco verdades sobre las lenguas (de España) que casi nadie dice en sus clases

Catalonia is not Spain; Spain is Catalonia

85e595f0b6641fbda7950c3cd1b3d1a7.JPG w=620&h=349

Se llama Jordi Bilbeny, es filólogo y fundador, junto a Albert Codines, del Institut de la Nova Història. Sus grandes aportaciones a la humanidad son: atribuir el Lazarillo de Tormes a Juan de Timoneda, quien lo habría escrito inicialmente en catalán (La vida de Llàtzer de Tormos); jurar y perjurar que Cervantes se llamaba en realidad Miquel de Servent, cuyo Quixot fue traducido al castellano por los malvados censores; ofrecer “pruebas incontestables” de que Santa Teresa era en realidad Teresa Enríquez de Cardona, abadesa del Monasterio de Pedralbes; y defender la catalanidad de la conquista de América, iniciada gracias al descubrimiento del también catalán Cristòfor Colom. Continúa leyendo Catalonia is not Spain; Spain is Catalonia

Esos impresentables

«El castellano es la lengua oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Las demás lenguas españolas también serán oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos. La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección».
Continúa leyendo Esos impresentables