Hay pacto

Sí, lo hay. Lo siento por todos aquellos que lo piden a gritos desde hace tiempo o incluso lo llevan en su programa electoral. Repito, hay pacto. Y la prueba es que nadie ha eliminado del mapa educativo el engendro de la ESO, a pesar de que, siendo como fue el mascarón de proa de la reforma del año 90, el símbolo de la comprensividad y la escuela inclusiva, haya fracasado estrepitosamente. Solo los cegados por los fuegos fatuos de la ideología y la fe pedagógica son incapaces de asumirlo. Es tan evidente que no ha funcionado, que imagino que hasta quienes en su día levantaron el chiringuito hoy saben que les salió una mierda así de grande; mierda que, por su ubicación como ciclo, ha terminado enmierdando además la Primaria y el Bachillerato. Así pues, insisto: el hecho de que después de la LOGSE nadie haya intentado siquiera echar abajo este podrido andamiaje (la LOMCE ni siquiera se acerca a quitarle un poco el polvo del camino) significa que hay un pacto que dura ya un cuarto de siglo. Continúa leyendo Hay pacto

Directores

Por supuesto hay de todo en la viña del señor. Los hay de múltiples colores y sabores. Los hay peleones y honrados, con ese marcado criterio profesional, tan incómodo a la consejería, que les obliga a combatir contra el hado adverso cada vez que suena el teléfono del despacho. Pero mucho me temo que esos directores no abundan en la actualidad, es más, para mí que están en vías de extinción. O tal vez sí, tal vez sean mayoría y lo que ocurre es que yo, en estos trece años que llevo en el oficio, he tenido la mala suerte de toparme con muy pocos que hayan hecho honor a su puesto.
Continúa leyendo Directores

Dicen por ahí

Esto es lo que dice la LOE:

La educación es el medio más adecuado para garantizar el ejercicio de la ciudadanía democrática, responsable, libre y crítica, que resulta indispensable para la constitución de sociedades avanzadas, dinámicas y justas. Continúa leyendo Dicen por ahí

Catedráticos chusqueros

Los chusqueros fueron aquellos desertores del arado que, tras la mili, aceptaron la oferta de reengancharse en el cuerpo de suboficiales. Al parecer el término viene de una leyenda, alimentada por el tópico de su oronda figura, que los hacía robando chuscos de pan en las cocinas de los cuartes. Eran personas con un rango pero sin la preparación suficiente, puestas ahí para satisfacer alguna demanda en los años más oscuros del franquismo. Continúa leyendo Catedráticos chusqueros

La guardia roja de la Religión

No digo yo que uno no deba cabrearse por el nuevo currículo de la asignatura de Religión que el gobierno acaba de publicar en el BOE, ni que tampoco proteste por la desfachatez de que, a estas alturas de la civilización occidental, todavía siga vigente el concordato de 1979. Ahora bien, lo que me parece exagerado es esa histeria colectiva que suele arreciar cuando se mentan las bichas de la religión y de la escuela. Ahí es cuando todo se sale de madre.
Continúa leyendo La guardia roja de la Religión

Estos son mis principios

Como un miembro gangrenado, España ya ni siquiera me duele. Por eso reivindico el derecho a destruir, a zambullirme en el pensamiento único (de uno y otro signo), a ponerle la carga precisa y a tratar de volarlo por los aires. Pero mucha gente, desde que escribo en Autopsia, opina que tanto punk empieza a cansar, y me piden que ofrezca una salida al desastre educativo, que dé mi opinión acerca de lo que debería ser un sistema de enseñanza en condiciones, a pesar de que ya dije en su día que lo más sensato era que empezásemos a abandonar toda esperanza. Continúa leyendo Estos son mis principios

El mito del profesor

El profesor es el principal valedor del actual sistema de enseñanza. Sobre él descansa el edificio. A pesar de que se pueda permitir la licencia de quejarse de lo mal que está todo, en su fuero interno sabe perfectamente que una vuelta a la sensatez en la educación resultaría inaceptable. Qué sería de él si de pronto tuviera que abandonar los cómodos ritos de oficina, los confortables almohadones de los cada vez más limitados libros de texto. Qué sería de él si se viese obligado a empezar a ser experto en su materia. Qué si hubiera de enfrentarse un día tras otro a la clase magistral, a la discusión fundamentada. Muchos, aún hoy, cuando todo está perdido y ese horizonte es una utopía, continúan temblando ante semejantes hipótesis.
Continúa leyendo El mito del profesor