Carta a un alumno de Bachillerato o quiénes son los agentes del caos

Infinitas son las clasificaciones que realiza el ser humano para conocerse a sí mismo y al mundo que le rodea, pero todas -o la mayoría- poseen un rasgo común: son binarias. Supongo que habrás oído alguna vez la típica frase que empieza con aquello de “hay dos tipos de personas”, y que en más de una ocasión has estado tentado de verte reflejado en alguna de esas dos categorías, ya sea como el que prefiere los perros a los gatos, por ejemplo, o como aquel al que le gusta más la carne que el pescado, o el que soporta mejor el calor que el frío. Hay categorizaciones para todos los gustos, y, si así, de primeras, te pueden parecer una idiotez como la copa de un pino, ten mucho cuidado, porque al final todos -incluido tú, listillo- nos dejamos guiar por ellas, es más, solemos estructurar nuestra manera de vivir según en qué lado de la encrucijada estemos. Recuerda: si no eres del Madrid, eres del Barça; si no eres de derechas, eres de izquierdas; si no te gustan las mujeres, entonces te gustan los hombres… Continúa leyendo Carta a un alumno de Bachillerato o quiénes son los agentes del caos

Anuncios

Poesía contemporánea

Tengo un problema. En los recitales poéticos muy raras veces me entero de lo que el poeta recita. Y lo peor es que últimamente mi incapacidad trasciende esos eventos y llega hasta las lecturas hechas en la intimidad. Este invierno está siendo pródigo en experiencias con libros de autores contemporáneos y debo confesar que, salvo con dos o tres excepciones, con el resto me he quedado igual que estaba. Unas veces porque los versos están llenos de imágenes que no conducen a ninguna parte; otras porque el afán por lo cotidiano raya en lo nimio. Así que al final he elaborado una hipótesis con la que, sospecho, pocos van a estar de acuerdo: lo que sucede realmente es que todos estos poetas no son contemporáneos, o al menos no son mis contemporáneos.
Continúa leyendo Poesía contemporánea

MC

Yo pertenezco a una de las últimas generaciones que conocieron a MC y que pudieron leer su libro, aunque también debo decir que por aquel entonces (el entonces de mi juventud) este empezaba a ser mirado con desconfianza. A pesar de que era lectura obligatoria, la verdad es que no sé cuántos de mis compañeros lograron leerlo aquel curso. Corría el antiheroico año de 1993 y ya asomaba por el horizonte la promesa de la ESO, con su buena nueva de pan para el hambriento y lecturas adaptadas para todos. Aquel 3º de BUP, del que mi generación sería una de las últimas promociones, estaba más que amortizado, o al menos había entrado en la vía muerta del oprobio y del olvido.
Continúa leyendo MC

La ciudad inexistente

(Conferencia pronunciada el 21 de enero de 2015, en el ciclo “Manual básico de Murcia”, organizado por la Asociación de Protectores y Amigos del Museo de Bellas Artes de Murcia)

He de confesar que, desde que supe que iba a venir invitado a este ciclo de conferencias, he andado algo perdido. Sabía qué es lo que quería contarles, pero hasta hace bien poco dudaba de la perspectiva que debía utilizar. De todas formas, puesto que el ciclo de conferencias se llamaba Manual básico de Murcia, y el objetivo era dar a conocer la ciudad desde múltiples perspectivas, sí tuve claro desde el principio que lo más sensato era centrarme en lo urbano y sus alrededores, dejando fuera (y para otra ocasión) lo regional. Mi intervención debía servir para que los asistentes tuvieran un epígrafe más (en este caso, el literario) en ese manual que, gracias a la Asociación de Protectores y Amigos del MUBAM, y sobre todo gracias a Leticia Varó, sin duda va a hacer posible que conozcamos un poco mejor la ciudad. Continúa leyendo La ciudad inexistente

Autor, autor

Hubo un tiempo en que se vivía sin autores. Hasta hace relativamente poco, el arte, la ciencia, la literatura no precisaban esa figura que sin embargo hoy parece indispensable. ¿Quiénes fueron los arquitectos que idearon las pirámides de Egipto? ¿Quién compuso el Cantar de Roldán? ¿Quién inventó la rueda o el papel? ¿Quiénes son los artífices del insuperable Románico? Quizá antes se tuviera la certeza (muy razonable, por cierto) de que la obra era, al fin y al cabo, muchísimo más importante, y, puesto que esta permanecería durante más tiempo en la vida de los hombres, infinitamente superior a su creador.

Continúa leyendo Autor, autor

Sin épica

Del μῦθος al λόγος, pero también del μῦθος al  ἔπος. Son las dos sendas que recorre el pensamiento occidental. Por la primera transita la Filosofía; por la segunda, la Literatura. La primera se llamará en un primer momento Física; la segunda, Épica. Quizá sea en esta última donde resida la prueba más incontestable de que la concepción judeocristiana y marxista de la Historia, siempre apuntando hacia el futuro en una línea recta que alberga la promesa de un final, es una burda mentira. Habitamos una espiral que avanza, sí, pero que también vuelve sobre sí misma en un plano diferente, como un mandala vertiginoso e infinito, sin un origen claro y, por supuesto, sin objetivo, sin redención.
Continúa leyendo Sin épica

¡Muera la Literatura!

Creo que ha llegado la hora de que los profesores de Literatura captemos el mensaje que los hacedores de la realidad educativa acaban de enviarnos con la decapitación pública de la Filosofía. En el mundo que estos llevan varias décadas creando no hay lugar para disciplinas que sean proclives al debate, a la crítica o al mero comentario. La escena es muy diferente y en ella hace tiempo que está prohibido todo aquello que no tenga ninguna aplicación social o que evite que el alumno sea empaquetado y servido en el mercado laboral que ya se tiene precocinado. España no puede permitirse que sus camareros, sus putas y sus guías turísticos hayan leído el Quijote, ni tampoco que sus médicos o sus ingenieros sean capaces de experimentar placer estético alguno, sentirse tentados por cierta curiosidad improductiva o, sencillamente, verse arrastrados por el diletantismo. Continúa leyendo ¡Muera la Literatura!