La ola

Los profesores estamos montados en una gigantesca ola y aún no nos hemos dado cuenta. Viajamos a toda velocidad hacia un futuro incontenible, cuyos rasgos ya se adivinan en el horizonte, pero todavía albergamos la ilusión de que en realidad estamos en el final de la marejada, a punto de regresar a la calma chicha en la que tan a gusto hemos prosperado durante las últimas décadas. El morrazo será progresivo para evitar traumas, pero será, vaya si será. Y después, cuando busquen nuestros restos en los acantilados, nadie podrá reconocer lo que un día fuimos, porque lo que encontrarán será algo completamente distinto. Continúa leyendo La ola

Anuncios

Si yo fuera Presidente

Si yo fuera Presidente y me creyese todo ese rollo de que la educación de un país es la base de su prosperidad, lo primero que haría, tras ser elegido, sería cambiar el sistema de enseñanza. Radicalmente. Y para ello pondría los ojos en el país más próspero del mundo, EE.UU., y luego en sus colegios, institutos y universidades, con el fin de copiar, palabra por palabra, la fórmula del éxito. Antes, cuando era un advenedizo en cuestiones educativas y suponía que el destrozo de la enseñanza pública se debía a la incapacidad y a la estulticia de los gobiernos que habían puesto sus sucias manos sobre ella, pensaba que la solución podría ser así de fácil. Después me di cuenta de que estaba equivocado, por supuesto, y también me percaté de que, si en el adagio con el que he empezado el artículo sustituía ‘prosperidad’ por ‘sistema productivo’, tendría la oportunidad de explicar más acertadamente el desastre. Continúa leyendo Si yo fuera Presidente

La ley del silencio

(Artículo publicado en la web de la Plataforma por la Libertad Educativa)

En el instituto donde trabajo se dice que, hace cuatro años, unos estudiantes del Programa de Cualificación Profesional Inicial (PCPI) ataron a un compañero de clase a una silla y le propinaron una paliza mientras lo grababan con un móvil. Parece ser que el vídeo circuló durante varias semanas y que, gracias a ello, llegó a los padres, quienes lo pusieron en conocimiento de la dirección del centro. Aunque suene increíble, nada de lo que ocurrió a partir de entonces ha trascendido. Unos aseguran que los padres finalmente no interpusieron denuncia alguna por la mediación de la directora y las jefas de estudios. Otros dicen que los alumnos fueron expulsados unos días y que aquí paz y después gloria. ‘Aseguran’, ‘dicen’, ‘parece ser’. Todo son conjeturas. Yo me enteré meses más tarde y, tras indagar un poco, me di cuenta de que el resto de profesores también había sido ajeno a la noticia.

Continúa leyendo La ley del silencio

El mito de la autonomía educativa

Aun a sabiendas de que en cuanto se menta la bicha salen a relucir los consabidos calificativos de neoliberal, colectivista, facha, rojo o adorador de Wert, y, con ellos, los fantasmas del Estado y del Individuo, las sombras de la pública y de la privada, esta mañana voy a hablarles someramente del mito de la autonomía de los centros educativos. Y lo hago, sobre todo, porque me da la gana, pero también porque las vacaciones no han conseguido cambiarme y continúo con mi tole tole de trascender el debate ideológico en esto que aún algunos nos empeñamos en llamar enseñanza.
Continúa leyendo El mito de la autonomía educativa

Dicen por ahí

Esto es lo que dice la LOE:

La educación es el medio más adecuado para garantizar el ejercicio de la ciudadanía democrática, responsable, libre y crítica, que resulta indispensable para la constitución de sociedades avanzadas, dinámicas y justas. Continúa leyendo Dicen por ahí

Cinco verdades sobre las lenguas (de España) que casi nadie dice en sus clases

1. La lengua es una facultad exclusivamente humana que depende de sus usuarios, que son los que la crean, la desarrollan, la hacen cambiar y también quienes, llegado el momento, dejan de hablarla. Esto significa que, por sí misma, una lengua ni nace ni crece ni muere, tampoco recibe agresiones o amenazas, no es depositaria del espíritu de ningún pueblo y mucho menos posee derecho a algo. Es una simple herramienta y no un ente con capacidad de raciocinio, así que son los hablantes los únicos que tienen derechos. Si se atribuyen derechos a las lenguas, habría que otorgárselos también a las llaves inglesas o a las bombillas. Continúa leyendo Cinco verdades sobre las lenguas (de España) que casi nadie dice en sus clases

Estos son mis principios

Como un miembro gangrenado, España ya ni siquiera me duele. Por eso reivindico el derecho a destruir, a zambullirme en el pensamiento único (de uno y otro signo), a ponerle la carga precisa y a tratar de volarlo por los aires. Pero mucha gente, desde que escribo en Autopsia, opina que tanto punk empieza a cansar, y me piden que ofrezca una salida al desastre educativo, que dé mi opinión acerca de lo que debería ser un sistema de enseñanza en condiciones, a pesar de que ya dije en su día que lo más sensato era que empezásemos a abandonar toda esperanza. Continúa leyendo Estos son mis principios