La historia secreta

Solo comparable a la emoción suscitada por la lectura de El porvenir de España, de Ángel Ganivet y el maestro Unamuno, La revolución española vista por una republicana, de Clara Campoamor, A sangre y fuego, de Chaves Nogales, Frente a la gran mentira, de Antonio García-Trevijano o España frente a Europa, de Gustavo Bueno, ha sido el entusiasmo con que he leído La leyenda negra de España, de Julián Juderías. Todos ellos son libros que, en su momento, me han ofrecido una versión absolutamente nueva de la historia de mi país. Y digo ‘nueva’, no por innovadora u original, sino por insospechada, adjetivo este que en el fondo se opone a la idea de novedad. La experiencia ha sido lo más parecido a una revelación de algo antiguo, algo que siempre estuvo ahí, al alcance la mano, pero que, en el tráfago de las consignas oficiales del consenso intelectual, habitualmente nos ha pasado desapercibido. Continúa leyendo La historia secreta

Anuncios

Sin épica

Del μῦθος al λόγος, pero también del μῦθος al  ἔπος. Son las dos sendas que recorre el pensamiento occidental. Por la primera transita la Filosofía; por la segunda, la Literatura. La primera se llamará en un primer momento Física; la segunda, Épica. Quizá sea en esta última donde resida la prueba más incontestable de que la concepción judeocristiana y marxista de la Historia, siempre apuntando hacia el futuro en una línea recta que alberga la promesa de un final, es una burda mentira. Habitamos una espiral que avanza, sí, pero que también vuelve sobre sí misma en un plano diferente, como un mandala vertiginoso e infinito, sin un origen claro y, por supuesto, sin objetivo, sin redención.
Continúa leyendo Sin épica

Catalonia is not Spain; Spain is Catalonia

85e595f0b6641fbda7950c3cd1b3d1a7.JPG w=620&h=349

Se llama Jordi Bilbeny, es filólogo y fundador, junto a Albert Codines, del Institut de la Nova Història. Sus grandes aportaciones a la humanidad son: atribuir el Lazarillo de Tormes a Juan de Timoneda, quien lo habría escrito inicialmente en catalán (La vida de Llàtzer de Tormos); jurar y perjurar que Cervantes se llamaba en realidad Miquel de Servent, cuyo Quixot fue traducido al castellano por los malvados censores; ofrecer “pruebas incontestables” de que Santa Teresa era en realidad Teresa Enríquez de Cardona, abadesa del Monasterio de Pedralbes; y defender la catalanidad de la conquista de América, iniciada gracias al descubrimiento del también catalán Cristòfor Colom. Continúa leyendo Catalonia is not Spain; Spain is Catalonia

Desde dentro

(A mis muy queridas y admiradas Juani y Mª Ángeles)

¿Se imagina a Jefferson, a Franklin y a Hamilton fundando un partido en 1776 que se hubiese llamado, por ejemplo, PRIC, Partido Revolucionario por la Independencia de las Colonias? ¿O a Robespierre, al Abate Sieyès y a Condorcet haciendo lo propio en plena monarquía de Luis XVI? ¿Se imagina a Lenin montando un tinglado semejante para participar en la Cuarta Duma de Nicolás II? Es decir: ¿es capaz de imaginarse usted a alguno de estos personajes acatando las reglas que impone el régimen político del momento, tratando de cambiar las cosas “desde dentro”? Continúa leyendo Desde dentro

La Historia ha muerto

Cuando hablamos de la muerte de ciertas disciplinas -las lenguas clásicas, la Filosofía, la Literatura-, generalmente olvidamos que todo comenzó con aquella quijada de asno que se hundió en el cráneo de la Historia y que, ya cadáver, la transformó en Ciencias Sociales. La asnada, que ya viene de la Primaria, donde aparece integrada en algo que recibe el difuso nombre de Conocimiento del Medio, alcanza en la Secundaria y el Bachillerato proporciones apocalípticas. En la taifa murciana que por ahora me paga el sueldo, los planes de estudio de la disciplina abarcan ese brumoso reino de fantasía que va de la Historia Universal y Regional, pasando por la Geografía física, política y económica, hasta la Historia de España; ocurriendo al final que los cráneos previligiados que han perpetrado el crimen someten a los alumnos a un cacao maravillao tan aberrante e inasumible que termina siendo, no solo odiado, sino automáticamente olvidado. La esotérica, la demencial lógica que guía dichos currículos provoca además que el estudiante tenga noticia de la Antigüedad o la Edad Media únicamente durante el primer ciclo de la ESO, que en 4º y en 1º de Bachillerato el programa, centrado en las épocas Moderna y Contemporánea, sea casi idéntico, y que en tan solo un curso -el último de Bachillerato- se imparta la totalidad de la Historia de España, desde Atapuerca a la actualidad. Continúa leyendo La Historia ha muerto