Por qué Artur Mas no quiere la independencia

Cada vez que Artur Mas pronuncia la palabraindependència”, una grieta aparece en los gruesos muros del Palacio de la Verdad de Braavos, cada vez que asegura que quiere a Cataluña fuera de España, miente como el bellaco que es. ¿Por qué? Porque la razón de ser del discurso separatista catalán reside en que este se halla intrínsecamente conectado a la existencia del enemigo opresor castellano. La lógica independentista es dependiente de “Madrit”; sin “Madrit”, Mas dejaría de ser Mas y Convergencia Convergencia. Si algo nos demuestra la historia del supuesto nacionalismo catalán es que, anclado como siempre ha estado en un medio burgués de industria y sacristía, espiritualmente nunca ha pasado de regionalismo parasitario, por más que en ocasiones la oveja se haya vestido con la piel de lobo separatista, e incluso se haya puesto a pegar tiros. Por eso Don Arturo, como buen parásito regionalista, no quiere la independencia, sino seguir siendo rescatado a cuenta del contribuyente hispanistaní, beber de los torrenciales ríos de leche y miel que procura la tensión territorial, y, ya de paso, esconder sus problemas con la justicia. Continúa leyendo Por qué Artur Mas no quiere la independencia

El asco

Aunque, por supuesto, también está la náusea. Pero la náusea es metafísica, y en España no cabe la metafísica. España o es un más allá de lo que cabe esperar de ella o se queda corta y se vuelve perdidamente miope. O cruza el istmo panameño solo con el fin de ver el mar o se recluye en una peña pobre para hacer penitencia. Es decir, o es meta o es física, pero el término medio que resulta de los dos instintos, imposible. Porque ser metafísica supondría que posee capacidad para la retentiva y no es así. Sabe que hay un cuerpo mientras este le duele. Luego, en los momentos de tregua, olvida alegremente qué diablos es el dolor o, sencillamente, que el cuerpo pueda llegar a sentir alguna vez. Por eso creo que en España es imposible el absurdo. En España no hay absurdo sino amnesia.
Continúa leyendo El asco

Comunicado del Supremo Mandarinazgo de la Universidad de Murcia

Loado sea el Grande Arquitecto y Su infinita inteligencia, pues los súbditos de nuestra Universidad de Murcia (institución que, como todo el mundo sabe, acostumbra a aparecer en los primeros puestos de las listas de las universidades más importantes del mundo desarrollado) pueden hoy respirar tranquilos. Hace ya tres años que conseguimos librarnos con éxito de un peligroso disidente que amenazaba la armonía del Supremo Mandarinazgo. Nos referimos, claro está, al profesor José Penalva, quien, en un alarde de deslealtad que hacía tiempo no se veía en la Feliz Gobernación, osó publicar un libro, Corrupción en la Universidad, donde arremetía de forma rencorosa contra nuestros más prestigiosos Mandarines. Continúa leyendo Comunicado del Supremo Mandarinazgo de la Universidad de Murcia

La ley del silencio

Reunión-Rajoy_Rubalcaba-mayo-2012

Según cuentan algunos medios, para consolidar la imagen del rey existe un pacto que habría sido sellado por los líderes de los dos partidos mayoritarios. El pacto consistiría en guardar silencio acerca de cualquier asunto relacionado con Corinna y en apartar del debate político la palabra “abdicación”. Hasta ahí, todo normal. No obstante, aunque en la información se muestran con cierta valentía las causas del pacto, yo echo en falta una hipótesis que explique los posibles objetivos que se persiguen y las más que probables consecuencias que el acuerdo tendrá en el devenir político de los próximos meses. Como nada de eso he encontrado en ningún periódico, he dejado esta mañana que la imaginación eche a volar. Y este es el resultado. Continúa leyendo La ley del silencio

Leviatán

El Leviatán de la partidocracia no se derrumba, hypocrite lecteur, sino que cambia, se adapta a las nuevas circunstancias, a pesar de que sus conquistas sociales, que no han sido ni conquistas ni sociales, desaparezcan como los vilanos en el viento. Continúa leyendo Leviatán