Un debate más falso que un billete de seis euros

La escenificación ha sido tan burda en el debate entre Iglesias y Rivera que, si se hubiera tratado de una obra de teatro, parecería una de aquellas que, cuando llega el fin de curso, se suelen representar en las guarderías para que los padres graben a las criaturas con el móvil y babeen un rato mientras se hacen ilusiones con las dotes artísticas de sus churumbeles. Y no porque un debate en diferido no sea un debate stricto sensu (que no lo es), sino porque todo ese rollo del bar y de la charla distendida de dos parroquianos frente a frente es más falso que un billete de seis euros, o, para seguir con la analogía teatral, que un par de niños vestidos de florecillas  silvestres. Continúa leyendo Un debate más falso que un billete de seis euros

La historia secreta

Solo comparable a la emoción suscitada por la lectura de El porvenir de España, de Ángel Ganivet y el maestro Unamuno, La revolución española vista por una republicana, de Clara Campoamor, A sangre y fuego, de Chaves Nogales, Frente a la gran mentira, de Antonio García-Trevijano o España frente a Europa, de Gustavo Bueno, ha sido el entusiasmo con que he leído La leyenda negra de España, de Julián Juderías. Todos ellos son libros que, en su momento, me han ofrecido una versión absolutamente nueva de la historia de mi país. Y digo ‘nueva’, no por innovadora u original, sino por insospechada, adjetivo este que en el fondo se opone a la idea de novedad. La experiencia ha sido lo más parecido a una revelación de algo antiguo, algo que siempre estuvo ahí, al alcance la mano, pero que, en el tráfago de las consignas oficiales del consenso intelectual, habitualmente nos ha pasado desapercibido. Continúa leyendo La historia secreta

Hay pacto

Sí, lo hay. Lo siento por todos aquellos que lo piden a gritos desde hace tiempo o incluso lo llevan en su programa electoral. Repito, hay pacto. Y la prueba es que nadie ha eliminado del mapa educativo el engendro de la ESO, a pesar de que, siendo como fue el mascarón de proa de la reforma del año 90, el símbolo de la comprensividad y la escuela inclusiva, haya fracasado estrepitosamente. Solo los cegados por los fuegos fatuos de la ideología y la fe pedagógica son incapaces de asumirlo. Es tan evidente que no ha funcionado, que imagino que hasta quienes en su día levantaron el chiringuito hoy saben que les salió una mierda así de grande; mierda que, por su ubicación como ciclo, ha terminado enmierdando además la Primaria y el Bachillerato. Así pues, insisto: el hecho de que después de la LOGSE nadie haya intentado siquiera echar abajo este podrido andamiaje (la LOMCE ni siquiera se acerca a quitarle un poco el polvo del camino) significa que hay un pacto que dura ya un cuarto de siglo. Continúa leyendo Hay pacto

El pueblo es como un niño

El español es un pueblo que se ha acostumbrado a vivir en la ficción de que es el héroe de su propia historia, el dueño de sus propios tiempos y de los acontecimientos que cree estar protagonizando. Gracias a la labor de los narradores del régimen, ha terminado tragándose el cuento de que se ha ganado la libertad, se ha dado a sí mismo una constitución y vive ahora feliz y come perdiz en una democracia avanzada (como si pudiera haber democracias atrasadas) que es el fruto de sus ímprobos esfuerzos. Preso en este bucle narrativo, el pueblo ha caído finalmente en ese otro bucle mucho más asfixiante que es vivir por siempre jamás en una mentira de 504.645 kilómetros cuadrados y haber perdido las ganas y las fuerzas para combatirla. Continúa leyendo El pueblo es como un niño

Los dueños de las palabras

Primero están los dueños de las palabras y luego el resto de los mortales. Primero están los que, como diría Max Estrella, tienen derecho al alfabeto, después todos los demás. Pero los dueños de las palabras ya no son poetas, ni siquiera ostentan una cultura elevada o poseen una inteligencia superior. Simplemente están ahí, en el bucle de la oligarquía hispana, y tienen acceso a la cámara de televisión, al trending topic, a la página impresa. Y también al lenguaje. No inventan palabras nuevas, sino que adelgazan las que ya existen y las convierten en tristes artefactos monosémicos que el vulgo, es decir, nosotros, suele asumir y hacer suyos con piadoso fervor. La poesía ha muerto; larga vida al eslogan político. Continúa leyendo Los dueños de las palabras

Dicen por ahí

Esto es lo que dice la LOE:

La educación es el medio más adecuado para garantizar el ejercicio de la ciudadanía democrática, responsable, libre y crítica, que resulta indispensable para la constitución de sociedades avanzadas, dinámicas y justas. Continúa leyendo Dicen por ahí

Huevos con beicon

Platón dice que estás en una caverna donde, atado de pies y manos, únicamente puedes percibir las sombras proyectadas en la pared, espectros que tú, en tu profunda ignorancia, crees certezas incuestionables. Cervantes sin embargo te empuja hacia un peligroso precipicio: si Don Quijote descubre que es el personaje de una novela porque encuentra a unos lectores que ya ‘lo han leído’, pero, estos, a su vez, son personajes inventados por Cervantes, tú, lector (del Quijote o de otros libros), eres también pura ficción. George Berkeley, por su parte, asegura que ninguna sustancia material existe, que todo ‘es’ porque hay una mente infinita (Dios) que lo crea y que, en definitiva, esse est percipi (ser es ser percibido). O sea, que toda la realidad que percibes es puramente mental.
Continúa leyendo Huevos con beicon