La evolución de las costumbres. Una historia real

1.

Siempre me ha parecido muy reveladora la obcecación de los últimos gobiernos por normativizar el uso de la lengua. Pero, más que reveladores, significativos de las intenciones reales que motivan esta testarudez resultan los procedimientos que se están poniendo en práctica para interferir, no solo en la manera de hablar de los ciudadanos, sino en su forma de pensar. Que hayan existido una Ley de Igualdad o un Ministerio de ídem es una fruslería, sobre todo si alguien se atreve a comparar estos hechos con lo que en los sanctasanctórums de la nueva ingeniería social -léase centros de enseñanza– están llevando a cabo algunos zapadores del pesebre. El caso del lenguaje, y más concretamente del llamado lenguaje no sexista, hace tiempo que pasó la delgada línea roja que separa el sentido común del esperpento. Continúa leyendo La evolución de las costumbres. Una historia real

Anuncios

El nudo gordiano: educación española y estado de partidos

Solemos utilizar la expresión “nudo gordiano” para referirnos a un problema cuyo análisis resulta harto difícil pero cuya solución es bien sencilla. Se podría decir que un “nudo gordiano” es tanto o más nudo cuanto mayor es nuestra obsesión por adentramos en su examen, cuanto más abordamos el estudio de sus causas, cuanto más nos embebemos en las múltiples formas que adopta, cuantas más salidas, enmiendas o incluso efugios barruntamos para acabar con él. Sin embargo, al decir que su solución suele ser fácil, pensaba en aquella anécdota legendaria que nos presenta a Alejandro Magno atizándole una buena estocada ante el asombro de los circunstantes. Y pensaba en esto porque, si se dan cuenta, la moraleja nos enseña que el nudo gordiano es insoluble cuando se piensa, y que deja de ser un problema cuando se actúa. Continúa leyendo El nudo gordiano: educación española y estado de partidos

Discurso de graduación de 2º de Bachillerato

(Leído ante la indignación de los asistentes el 1 de junio de 2012, en el IES Los Cantos de Bullas)

Habéis querido que diga unas palabras en vuestro acto de graduación. A pesar de que me siento muy honrado de que hayáis pensado en mí, creo que no ha sido muy buena idea, porque seguro que os voy a fastidiar el acto, seguro que os lo echo todo a perder.

Yo debería aquí ser optimista, tendría esta tarde que insuflaros ese ánimo tan propio de veladas como la presente. Os debería decir que la vida es maravillosa, que podréis con todo si os lo proponéis, que el futuro es prometedor, que el futuro pertenece a los jóvenes como vosotros. Pero no. No puedo hacer eso. Os estaría mintiendo otra vez, y hoy quiero ser inoportunamente sincero con vosotros. Así que escuchad lo que tengo que deciros. Luego, si queréis me abucheáis o sencillamente pasáis de mí. Lo que prefiráis.
Continúa leyendo Discurso de graduación de 2º de Bachillerato

Héroes

Pedro está en 2º de Bachillerato de Humanidades y, según él, acaba de escribir un poema en el que ajusta cuentas con Dios. El otro día, en clase de Literatura Universal, mientras yo explicaba el mito de Frankenstein, vi cómo cogía notas, no en el cuaderno de la asignatura, sino en una pequeña libreta que guarda, supongo, para los momentos de inspiración. Que más de una vez lo haya sorprendido ausente o enfrascado en la escritura poética no me desagrada. Su expediente académico es bueno. La cosa no es preocupante. Sé que por fin ha conseguido trazar un secreto puente entre las materias que cursa y su propio aprendizaje sentimental. En él la instrucción está influyendo -y de qué manera- en su educación. Continúa leyendo Héroes

La Historia ha muerto

Cuando hablamos de la muerte de ciertas disciplinas -las lenguas clásicas, la Filosofía, la Literatura-, generalmente olvidamos que todo comenzó con aquella quijada de asno que se hundió en el cráneo de la Historia y que, ya cadáver, la transformó en Ciencias Sociales. La asnada, que ya viene de la Primaria, donde aparece integrada en algo que recibe el difuso nombre de Conocimiento del Medio, alcanza en la Secundaria y el Bachillerato proporciones apocalípticas. En la taifa murciana que por ahora me paga el sueldo, los planes de estudio de la disciplina abarcan ese brumoso reino de fantasía que va de la Historia Universal y Regional, pasando por la Geografía física, política y económica, hasta la Historia de España; ocurriendo al final que los cráneos previligiados que han perpetrado el crimen someten a los alumnos a un cacao maravillao tan aberrante e inasumible que termina siendo, no solo odiado, sino automáticamente olvidado. La esotérica, la demencial lógica que guía dichos currículos provoca además que el estudiante tenga noticia de la Antigüedad o la Edad Media únicamente durante el primer ciclo de la ESO, que en 4º y en 1º de Bachillerato el programa, centrado en las épocas Moderna y Contemporánea, sea casi idéntico, y que en tan solo un curso -el último de Bachillerato- se imparta la totalidad de la Historia de España, desde Atapuerca a la actualidad. Continúa leyendo La Historia ha muerto

Carta a un alumno de Bachillerato o por qué no debemos leer el Quijote

Voy a ser sincero contigo. Esta vez procuraré hablarte muy claro. En realidad no solo te escribo para tratar de convencerte de que no leas el Quijote, sino para que, con un poco de suerte, no vuelvas a leer nada, absolutamente nada que esté impreso en una hoja de papel. Como ya sabrás, el Quijote es importante, por supuesto, pero también uno de los libros más nocivos y peligrosos que se han escrito nunca. Pocas veces te harán una advertencia tan útil. Si, a pesar de todo -o precisamente por ello-, haces caso omiso, sabe que ya nada te salvará. Sabe que, a partir de ahora, estarás perdido para siempre.

Primero prescindiré de la obra en sí y trataré de dar respuesta a la cuestión más simple de todas: ¿por qué no debemos leer? Por último, intentaré aclarar, a la luz de la primera pregunta, los motivos principales por los que es necesario cerrar definitivamente el Quijote y hacer un buen fuego con él. Continúa leyendo Carta a un alumno de Bachillerato o por qué no debemos leer el Quijote

Sobre las lenguas de España

PROEMIO

Se remansa el río de Heráclito cuando trato de comprender el último siglo de España. Y en uno de esos apartes, los textos de Unamuno terminan siempre por describir, no solo a sus contemporáneos, sino a los míos. El axioma español sobrecoge: cualquier mirada sensata se convierte en vaticinio. Las acciones del presente -de todos los presentes que configuran el reloj hispánico- disponen un futuro consabido que nada cambia y que se mantiene inalterable, un gigantesco bucle temporal del que únicamente huirán quienes abandonen alguna vez el país. Quizá sea este el auténtico significado del exilio español de todas las épocas, aquel que tanto Zambrano como Marañón consideraban elemento capital de la formación del pensar y del sentir nacionales. Continúa leyendo Sobre las lenguas de España