Hay pacto

Sí, lo hay. Lo siento por todos aquellos que lo piden a gritos desde hace tiempo o incluso lo llevan en su programa electoral. Repito, hay pacto. Y la prueba es que nadie ha eliminado del mapa educativo el engendro de la ESO, a pesar de que, siendo como fue el mascarón de proa de la reforma del año 90, el símbolo de la comprensividad y la escuela inclusiva, haya fracasado estrepitosamente. Solo los cegados por los fuegos fatuos de la ideología y la fe pedagógica son incapaces de asumirlo. Es tan evidente que no ha funcionado, que imagino que hasta quienes en su día levantaron el chiringuito hoy saben que les salió una mierda así de grande; mierda que, por su ubicación como ciclo, ha terminado enmierdando además la Primaria y el Bachillerato. Así pues, insisto: el hecho de que después de la LOGSE nadie haya intentado siquiera echar abajo este podrido andamiaje (la LOMCE ni siquiera se acerca a quitarle un poco el polvo del camino) significa que hay un pacto que dura ya un cuarto de siglo.

La naturaleza de este pacto se parece a la de otros que llevan cerrándose desde hace décadas en España. Es secreto, por supuesto, y también forma parte de la lista de principios inamovibles del régimen político actual. Esto quiere decir que ningún partido que toque poltrona puede romperlo o ponerlo en duda, más que nada porque, en el caso mismo del esotérico pacto educativo, hacerlo supondría socavar los cimientos del modelo productivo que, desde que pedimos entrar en la vieja CEE, aún mantenemos contra viento y marea. A ver, si no, por qué carallo se persiste todavía en la cuestión, por ejemplo, de la escolarización obligatoria hasta los dieciséis años, cuando todos los datos demuestran que ni es un logro social ni ha beneficiado a nadie. De no haber existido otros intereses que nada tenían que ver con la matraca políticamente correcta, cualquiera con dos dedos de frente habría acabado con el engendro en menos que canta un gallo.

Lo más interesante del pacto, sin embargo, es cómo este se protege bajo el embozo de la inestabilidad, de la confrontación y del sectarismo ideológico. La concertada, los libros de texto, la religión, la presencia o la ausencia de ciertas asignaturas, las condiciones laborales del profesorado y demás temas que suelen alimentar los debates educativos, son como aquel mar azoriniano cuyo voluble oleaje oculta el fondo inalterable de la historia. Es decir, no solo una pantomima que desvía la atención, sino el mecanismo mediante el cual la peña asume como dogma de fe premisas que nadie, salvo la oligarquía política, ha impuesto. De hecho, este es en realidad el perpetuum mobile  que mantiene con vida a un régimen que necesita la falsa tensión para que las cosas sigan estando donde deben. Sucede con la enseñanza pero también con la cuestión territorial, que se retroalimenta gracias al tira y afloja del gobierno central y las taifas autonómicas.

¿Que no se creen nada de lo que escribo? ¿Que soy un paranoico? Bueno, pues esperen ustedes a que empiece el curso y los estudiantes madrileños, murcianos o gallegos estudien con el nuevo currículo de la LOMCE, y los valencianos, andaluces o aragoneses con el de la antigua LOE. Verán cómo no pasa absolutamente nada.

Anuncios

Publicado por

David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura

2 comentarios sobre “Hay pacto”

  1. Me he reido mucho con tu último párrafo. Que lucidez más rica. Pero no te obsesiones con ponerle nombre. No hacen falta pactos ni connivencias. Hay ya todo un ecosistema creado que vive en equilibrio consigo mismo del que muchos aspiran a formar parte. Y siempre tiene recambio porque la masa democrática que podría cambiarlo no acierta a organizarse más que para dar palos de ciego que de vez en cuando atinan en algún político despistado que no ha sabido cambiar de chaqueta a tiempo. Esperemos que las teorías de Darwin nos conduzcan a un mejor escenario algún día pero ni tu ni yo lo veremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s