Si yo fuera Presidente

Si yo fuera Presidente y me creyese todo ese rollo de que la educación de un país es la base de su prosperidad, lo primero que haría, tras ser elegido, sería cambiar el sistema de enseñanza. Radicalmente. Y para ello pondría los ojos en el país más próspero del mundo, EE.UU., y luego en sus colegios, institutos y universidades, con el fin de copiar, palabra por palabra, la fórmula del éxito. Antes, cuando era un advenedizo en cuestiones educativas y suponía que el destrozo de la enseñanza pública se debía a la incapacidad y a la estulticia de los gobiernos que habían puesto sus sucias manos sobre ella, pensaba que la solución podría ser así de fácil. Después me di cuenta de que estaba equivocado, por supuesto, y también me percaté de que, si en el adagio con el que he empezado el artículo sustituía ‘prosperidad’ por ‘sistema productivo’, tendría la oportunidad de explicar más acertadamente el desastre.

Pero hoy estoy dispuesto a seguir imaginándome, al menos durante 596 palabras más, que puedo aplicar el sentido común. Así que googleobest high schools”, por ejemplo, y en seguida me aparece la página de la revista U.S News & World Report, donde viene publicado el ranking de los diez institutos norteamericanos que han sacado mejores resultados en los exámenes estatales de aptitud de 2014. Que queden claras un par de cosas: no me importa que la mayoría sean privados ni la pasta que he de gastarme en la reforma. Soy el Presidente, puedo hacer lo que me venga en gana y además sé que, si en años anteriores se ha malgastado dinero a espuertas en mantener en pie un edificio ruinoso, ahora mi ingenuidad puede empujarme a dedicar todo el presupuesto que sea necesario a convertir los institutos españoles en auténticos palacios del saber.

De los diez high schools me quedo con el segundo, el BASIS Scottsdale (sito en Scottsdale, Arizona), pues su página web explica con mayor detalle en qué consiste su plan de estudios. De primero a cuarto los chavales cursan las materias de Humanidades (una de mezcla de Lengua y Literatura, Geografía e Historia), algo denominado STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), Bellas Artes (Artes Visuales, Música y Teatro), Educación Física y Mandarín. Luego, desde el quinto año hasta el duodécimo curso, los estudiantes se enfrascan, mediante un sistema de créditos, además de en las consabidas asignaturas globales como Lengua, Matemáticas, Química, Física, Historia, Latín, un segundo y un tercer idioma o Geografía, en otras mucho más específicas como Álgebra, Cálculo, Lógica, Literatura Universal, Informática, Ciencias Económicas, Historia Europea, Piano, Teoría Musical, Introducción al Derecho o Retórica.

Claro, pienso entonces, todo esto suena muy bien, pero una cosa es lo que ofrecen y otra muy distinta cómo lo ofrecen, ya que por esa misma regla de tres me arriesgo a tragarme el bulo de que en España, por ejemplo, es mucho mejor un centro cuyo rótulo ostente con orgullo el adjetivo “bilingüe” que otro que no lo posea. Así que me dirijo al único sitio en el que puedo hacerme una idea aproximada del rigor con el que se imparten las asignaturas, el de los materiales requeridos. La lista es larguísima y, aparte de los manuales, hay libros y autores para todos los gustos: la Odisea, Einstein, El guardian entre el centeno, Shakespeare, Whitman, Medea, Orwell, Sófocles, TurgenevLo cual quiere decir que un chaval sale de Scottsdale rumbo a la universidad con un bagaje cultural nada despreciable, superior incluso a cualquier estudiante español de máster.

Entonces, como soy un Presidente muy curioso, me hago las siguientes dos preguntas: ¿por qué tantas discusiones y reformas si al final la cosa siempre ha sido muy sencilla? y, sobre todo, ¿para qué tanto bilingüismo, tanta innovación pedagógica, tanta educación emocional, tantas comunidades de aprendizaje, tanto potenciar la creatividad, tanto acabar con las materias, tanto hacer y deshacer en las aulas si, por lo que parece, los mejores institutos americanos siguen ofreciendo una enseñanza tradicional basada en las asignaturas de toda la vida? Y, casi sin proponérmelo, extraigo el siguiente corolario: ¿queremos un sistema educativo que sea la base de la prosperidad de nuestro país?, pues bien, hagámoslo exigente y meritocrático, apliquemos en todos nuestros centros lo que los yanquis hacen exclusivamente en los privados, devolvamos al sintagma “enseñanza pública” el sentido anti ideológico que poseía en un principio: el de ser un mecanismo que permite la promoción social de quienes no se pueden permitir pagar la matrícula del BASIS Scottsdale…

Un momento, ¿permitir la promoción social? ¿En qué cabeza cabe? He dicho que soy Presidente, no gilipollas.

Anuncios

Publicado por

David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura

10 comentarios sobre “Si yo fuera Presidente”

  1. Buenas. Los “yanquis” también ofrecen opciones diversas en la escuela pública, que intentan aliviar los problemas de la segregación racial o social en regiones menos favorecidas. Tienen un sistema educativo bastante más diversificado (tanto en el ámbito público como en el privado) que el nuestro, en mi opinión. ¿Has oído hablar de las escuelas “magnet”?
    http://www.debats.cat/sites/default/files/debats/pdf/alternatives-segregacio-escolar.pdf
    El sistema educativo en Estados Unidos es muy diferente al nuestro, y es difícil establecer comparaciones. Por ponerte un ejemplo, sobre las calificaciones leo en una guía para profesores españoles:

    “El profesor debe llevar a cabo una evaluación continua de los alumnos, haciendo un seguimiento diario del trabajo de clase y realizando pruebas semanales. Los profesores deben familiarizarse lo antes posible con los procedimientos de calificación y evaluación de los alumnos en el distrito y escuela. Estos procedimientos son considerablemente diferentes de los españoles, y se tienen que conocer, y también dar a conocer a padres y estudiantes, desde el primer día. También es necesario informar frecuente y adecuadamente a los padres sobre el rendimiento de sus hijos. Si el rendimiento es bajo, es necesario verbalizarlo de forma positiva (refuerzo positivo), y en cualquier caso, plantear planes de mejora a los estudiantes y a las familias. Las notas en general son mucho más altas que en España, y el suspender a muchos estudiantes tiene un reflejo negativo en el profesor y en su manejo de su clase y sus grupos.

    Mucha información interesante sobre las características del sistema estadounidense está en la guía del programa para profesores visitantes en EEUU y Canadá: http://www.mecd.gob.es/servicios-al-ciudadano-mecd/dms/sede/catalogo-tramites/profesores/convocatorias/espanoles/exterior/visitantes-EEUU-canada/visitantes-EEUU-canada-2015-2016/2014-guia-general-ppvv-2015-16.pdf

    Y creo que a muchos profesores españoles no les gustarían muchos aspectos del mismo… Un saludo.

  2. Mientras aprendan a razonar con logica, a pensar, a buscar la información, a detectar mentiras, a respetar al projimo y la opinión de los demas, y tambien a experimentar, un buen ejemplo era el chico apellidado Andraka, que creo un sistema de detección del cancer por nanotecnologia, y recibió un premio de Google, pues ya hemos dado un paso, por el momento solo hacen tragar y tragar hasta estar borrachos de conocimiento sin sentido… slds.

  3. Hola de nuevo,
    Si yo fuera presidente, cambiaría la escuela estatal actual, basada en una “carrera laboral” y me basaría en escuela pública, donde la gente aprende a respetarse y respetar lo que le rodea, algo parecido al sistema escandinavo en general.
    Encontré algunos articulos que no se si se pueden postear por este blog.
    https://paramisonenigmas.wordpress.com/2012/10/31/el-sistema-educativo/
    https://paramisonenigmas.wordpress.com/2014/06/04/desescolarizacion-y-redes-de-aprendizaje/
    https://paramisonenigmas.wordpress.com/2015/05/07/nadie-combate-a-la-llamada-escuela-publica/
    Soy mas partidario del Homeschooling, tal cual esta planificada la escuela en la actualidad, que está basada en el “no preguntes, no expliques”, y no se llega a nada con ese sistema.
    Niños despreciados/condenados por tener talento:
    http://www.gonzoo.com/zoom/story/la-mediocridad-imperante-ninos-condenados-por-tener-talento-2870/

  4. Seguimos en lo mismo. La ideología, la ideología. Si yo fuera presidente, algo ridículo como verás, enseñaría desde el punto de vista de la ideología anarcosindicalista. Si lo ponemos más fácil, del marxismo. Materialismo dialéctico e histórico. ¿Tú desde qué punto de vista? ¿Del nacinalsocialismo? Siempre hay una ideología a impartir. Y eso hará el poder. Salud.

  5. Hola, Weno. La información que das sobre la enseñanza en EE.UU. es muy interesante, y complementa el artículo. De todas formas, mi opinión es que el sistema público americano es una gran mierda, y lo estamos copiando poco a poco, sobre todo el sistema de evaluación por estándares. Me pregunto por qué diablos tenemos que copiar siempre lo peor.

    Un saludo.

  6. Fmadlax, está claro que el sistema actual necesita un cambio radical. Para mí el modelo público debería estar inspirado en la escuela republicana francesa. El homeschooling habría de estar reconocido por ley, dicho sea de paso.

    Un saludo.

  7. Yo lo de la ideología creo que va siendo hora de ponerlo en cuarentena. Eso de que el poder tiene ideología es como pensar que la Iglesia, como institución, es realmente cristiana. El poder es poder, aquí y en Tombuctú, provenga de un partido fascista, comunista o liberal, y siempre se mide por los los mismos parámetros. Para que el poder no ponga sus sucias manos en un sistema educativo público, este debería depender de una institución independiente del partido político que accede al gobierno y de los partidos que llegan al Congreso. Algo así como una especie de cuarto poder del Estado. Con a tu aseveración de que siempre hay una ideología a impartir no puedo estar más en desacuerdo. Eso del currículum oculto es un invento de la pedagogía crítica de los 60 y de la llamada escuela de Mánchester. No sé qué ideología puede haber en las declinaciones latinas o en los logaritmos neperianos. Pero en fin.
    Un saludo.

  8. Buenas David, muchas gracias por responder! En realidad el Homeschooling está reconocido por ley, lo siguiente que te voy a pasar, es bastante “oculto” pero creo que lo entenderás: La constitución (estatuto fundacional de una empresa), y por la historia… en el art 10.1, y aqui: natural-person.ca, y projectfreeman.com; un ente ficticio no puede imponer leyes a sus gobernados, a no ser que haya consentimiento; para ello crean un contrato social= constitución, y crean una ficción legal, nuestra… tu Strawman. Por tanto, aplicando dichos principios, todo es legal, salvo que haga daño al resto, como poseer cianuro en casa… Si quieres mas info te paso mas, pero con eso es bastante info. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s