Dicen por ahí

Esto es lo que dice la LOE:

La educación es el medio más adecuado para garantizar el ejercicio de la ciudadanía democrática, responsable, libre y crítica, que resulta indispensable para la constitución de sociedades avanzadas, dinámicas y justas.

Esto es lo que dice la LOMCE:

El reto de una sociedad democrática es crear las condiciones para que todos los alumnos y alumnas puedan adquirir y expresar sus talentos, en definitiva, el compromiso con una educación de calidad como soporte de la igualdad y la justicia social.

Esto es lo que, por ahora, dice Podemos:

Establecimiento de mecanismos que garanticen un sistema educativo abierto a la innovación pedagógica, descentralizado, inclusivo y que contribuya a reducir las desigualdades sociales.

Esto es lo que, también por ahora, dice Ciudadanos:

Por encima de cualquier otra consideración, la educación se dedicará a formar buenas personas, buenos ciudadanos y buenos profesionales.

Y esto es lo que, a estas alturas de la película, el sentido común nos debería decir a todos: la ‘ideologización de la enseñanza’ es un invento para mantener viva la apariencia de debate. Tras el vaivén de leyes educativas hay, por supuesto, intenciones y objetivos programados que tienen que ver con una forma de concebir la sociedad, pero la oligarquía, que es la que establece los sistemas de enseñanza, no distingue entre ideologías. Observar la sombra, siempre al acecho, de la izquierda o de la derecha en el cambio de paradigma es una ingenuidad que, dicho sea de paso, se ha convertido ya en un lugar común de los últimos análisis. Es cierto que quien mete mano al chiringuito es el PSOE, es verdad que el PP hace aportaciones de su propia cosecha, pero las bases pedagógicas de 1990 y de 2014 ya están en el espíritu de la ley de 1970.

Así que cuando algún político regenerador dice que España necesita un pacto educativo duradero, a mí me entra la risa. Llevamos décadas con un sistema que, en su esencia, jamás ha sido modificado. Además, como demuestran las citas con las que he empezado este artículo, existe un consenso en la forma de concebir cuál es el objetivo de la educación nacional (perdón, plurinacional), a pesar del ruido mediático que sumisamente aceptamos los miembros de la “comunidad basada en la realidad”.

Si algún día fuésemos capaces de salir de la caverna, si tuviéramos el coraje suficiente para analizar nuestro entorno como lo que en verdad es, el constructo mental de un discurso elaborado en las catacumbas del poder, descubriríamos que el hueso mondo y lirondo que al final queda es siempre el mismo: educación y contexto sociocultural son dos ámbitos que están indisolublemente unidos, por eso la escuela ha de emprender la misión de adaptarse al mundo y ser, en todo caso, el epicentro del futuro cambio de las sociedades.

Esto quiere decir, hablando en plata, que en el fondo todos conciben la enseñanza como una herramienta de ingeniería social. Lo cual no sería un problema si tuviéramos algún mecanismo de control sobre los ingenieros.

Anuncios

Publicado por

David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura

4 comentarios sobre “Dicen por ahí”

  1. ¡Ná, joder. No remedias el paradigama! Eres un pesimista. Si Podemos dijera lo que su base ideologizada piensa, sería, tendría la misma aceptación que el PCE, digo, IU. O los anarcosindicalistas, CNT. El mundo es redondo y gira, ¿Sí? Como estoy de acuerdo en tu premisa, la educación está hecha una mierda, digo, el sistema de enseñanza. Y lo han jodido cuatro sinvergüenzas ignorantes o sicarios malintencionados. Antes de tu lugar en la escala, hay otros maestros que cogen en sus manos plastilina virgen. Y por ahí comienza el problema. Disuelven el material. Algo tiene que ver el sistema y sus mamporreros, claro. Los maestros ¿ejercen y enseñan la libertad (¿?) o son los principales apuntadores de la verga? Salud.

  2. Lo de los maestros es un auténtico papelón. Se entiende que cuando se reúnen unos cuantos representantes de esa infame neosofística postmoderna que tiene secuestrada la enseñanza, con la anuencia de la clase política, lo primero que hacen es alabar a los “profesores” de primaria y poner a parir a esos “ultimos de Filipinas” , a ese maquis del sentido común de secundaria que todavía anda dando la matraca. En el fondo se parecen a aquellos maestros nacionales que les hacían cantar el “cara al sol” o el “montañas nevadas” a los niños. Estos mierdas, estos estómagos agradecidos, se tragan sin rechistar todas las ruedas de molino que les llegan “de arriba”. El otro día, me dio por meterme en deseducativos y localicé el testimonio de una de esas habas contadas de primaria que no han perdido la vergüenza. Las consignas, las mamarrachadas que les transmitian desde la consejeria taifal eran de juzgado de guardia. Yo no supe si echarme a reir o a llorar. Están vaciando la enseñanza haciendo como que la llenan. Y lo más obsceno es que los niños de las clases bajas están completamente vendidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s