Cinco verdades sobre las lenguas (de España) que casi nadie dice en sus clases

1. La lengua es una facultad exclusivamente humana que depende de sus usuarios, que son los que la crean, la desarrollan, la hacen cambiar y también quienes, llegado el momento, dejan de hablarla. Esto significa que, por sí misma, una lengua ni nace ni crece ni muere, tampoco recibe agresiones o amenazas, no es depositaria del espíritu de ningún pueblo y mucho menos posee derecho a algo. Es una simple herramienta y no un ente con capacidad de raciocinio, así que son los hablantes los únicos que tienen derechos. Si se atribuyen derechos a las lenguas, habría que otorgárselos también a las llaves inglesas o a las bombillas.

2. No, las lenguas, meros instrumentos de comunicación, no poseen derechos, pero tampoco existe ningún derecho que asista a las personas a usarlas. Ni derecho ni deber, por supuesto. Legislar sobre una lengua, sea cual sea, es tan absurdo como legislar sobre el alimento o la ropa. Igual de aberrante que recoger en un código legal el derecho o el deber de llevar pantalones cortos o comer fabada asturiana, es especificar que los habitantes de un país tienen el derecho y el deber de hablar en la lengua que le enseñaron en casa. Si no hay pantalones oficiales o cooficiales, tampoco ha de haber lenguas oficiales o cooficiales. ¿Se propone con ello la anarquía lingüística? No. Ni en Gran Bretaña ni en EE.UU., por ejemplo, se reconoce constitucionalmente la oficialidad del inglés, y no pasa nada. Son los hablantes los que hacen oficial el idioma al convertirlo en lengua franca. ¿Por qué? Porque la mayoría de la población lo habla.

3. Ergo la única diferencia real entre las lenguas es la que establece su utilidad, siendo así que, cuando conviven varias lenguas en un mismo país, estas pueden terminar clasificándose en lenguas útiles e inútiles. La utilidad o inutilidad de una lengua depende del número de hablantes que hagan uso de ella. Una lengua mayoritaria es mucho más útil, más comunicativa, que una minoritaria. Que sean los hablantes quienes decidan libremente la lengua que ha de hablarse en un territorio producirá, como es obvio, situaciones de diglosia. Pero estas serán el resultado de un proceso natural, no premeditado, como ha ocurrido desde que el hombre profiriera su primer vagido. Las instituciones y códigos que pretenden suplantar dicho proceso y preservar las lenguas (todas, útiles e inútiles) solo sirven a intereses que nada tienen que ver con lo que juran y perjuran es el objeto de su protección.

4. En España hay una lengua cuyos hablantes hacen que goce de buena salud y otras cuyos usuarios (una minoría) arrastran por el suelo de la historia, a punto de exhalar el último suspiro. A la primera hay que dejarle espacio vital, no debemos cruzarnos en su camino y, lo que es peor, ponerle las zancadillas y las trampas legales que se le están poniendo. Llamo zancadillas a la catetada del bilingüismo o a la imposición del Catalán, Vascuence, Gallego y Valenciano en las enseñanzas taifales. Llamo trampas legales al Artículo 3 de la Constitución de 1978.

5. Con las segundas lenguas, las moribundas, hemos de hacer lo que en el Paleolítico se hacía con los ancianos que ya no podían caminar y ralentizaban la marcha de la tribu nómada: abandonarlas a su suerte para que acaben muriendo sin molestar a nadie.

Anuncios

Publicado por

David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura

5 comentarios sobre “Cinco verdades sobre las lenguas (de España) que casi nadie dice en sus clases”

  1. Hombre, los ejemplos de Estados Unidos e Inglaterra no son muy adecuados: en ambos países no existen conflictos intraterritoriales con otras lenguas. Busquemos similitudes en Finlandia, La India, no sé, algún otro país que tenga una complejidad similar a la española. Una pregunta capciosa: ¿crees que se debería seguir enseñando latín? Saludos

  2. Hola, Francisco.

    La complejidad lingüística hispana, es decir, el enfrentamiento de unas lenguas con otras (o de una con todas las demás) no es tal, históricamente nunca ha existido, al menos hasta los “renacimientos” nacionalistas románticos del gallego y el catalán, que son los movimientos políticos que empiezan a hablar de derechos de las lenguas y todo eso. Así que la disputa es mera propaganda nacionalista, de uno y otro signo, de una y otra nación (las incluyo a todas, a la española también).

    En el artículo hablo de la utilización política de las lenguas (de todas) y de que esta nada tiene que ver con su auténtica naturaleza. Los hablantes hablan la lengua que saben y aprenden aquella que no tienen más remedio que utilizar para comunicarse. Es así de sencillo, terrible y también, por qué no, de hermoso incluso. Las lenguas que no se utilizan acaban desapareciendo, olvidándose, en beneficio (natural, no impuesto políticamente) de otras más potentes. Esto ocurrirá aquí y en todas partes, por mucho que se encabezonen por que no se así.

    El caso del Latín es distinto. Es una lengua que tiene un interés académico, no comunicativo. Yo no veo mal que se estudie el catalán, el vasco o el gallego, pero otorgándole también su justa importancia.

    Un saludo.

  3. Podrias poner un articulo sobre elverdadero origen del Castellano y otras lenguas romances, que del latin, en principio nada de nada.

    Las leyes son la gramatica, nada que ver con cosas magicas, aunque lo parezca, por tanto siempre es bueno educar en gramatica.
    El latin es util en derecho, ya que representa en esencia la mayor parte del derecho, por mucho que se empeñen en decirnos que es solo por temas filosoficos… no, falso, son temas practicos.
    Por ejemplo, el “CAPITIS DIMINUTIO MAXIMA” y muchos otros perceptos legales que tienen un origen gramatical. Slds.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s