La guardia roja de la Religión

No digo yo que uno no deba cabrearse por el nuevo currículo de la asignatura de Religión que el gobierno acaba de publicar en el BOE, ni que tampoco proteste por la desfachatez de que, a estas alturas de la civilización occidental, todavía siga vigente el concordato de 1979. Ahora bien, lo que me parece exagerado es esa histeria colectiva que suele arreciar cuando se mentan las bichas de la religión y de la escuela. Ahí es cuando todo se sale de madre.

Ayer se compartían en las redes sociales algunos fragmentos del susodicho BOE que hacían referencia a la idea creacionista de que el universo forma parte del plan de Dios y bla, bla, bla, bla. La gente y los colectivos que supongo se suponen de izquierdas, laicos y herederos de la Aufklärung dieciochesca, no tardaron en convertir dichos textos en virales, creando finalmente uno de esos clímax de indignación que suele engordar el argumento de que, con el PP y su LOMCE, España vuelve a las catacumbas del nacionalcatolicismo.

Intrigado por el aparentemente inaudito hecho de que los de Rajoy hubieran salido del armario opusdeísta tan a las bravas, empecé a rastrear por Internet algunos aspectos de la asignatura de Religión y encontré cosas bastante interesantes.

Así que, llegado a este punto, le propongo, querido lector, un juego muy sencillo e inocente: intente adivinar qué párrafo, de los que siguen, pertenece a la LOMCE. No se preocupe, le dejo todo el tiempo que haga falta.

1. Descubrir que la creación y la vida son un regalo de Dios a los hombres mediante la observación de la naturaleza y de su cuerpo.

2. La creación, obra de Dios y regalo a sus hijos. Dios pide colaboración y respeto en el cuidado y uso de la naturaleza y de las cosas. Gratitud y admiración por la creación.

3. Así mismo, la enseñanza religiosa ayuda a los alumnos a ser protagonistas de su propio aprendizaje como respuesta a la voluntad de Dios de que el ser humano colabore activa y libremente con el plan por El establecido.

¿Ya? Muy bien. Eso es: ninguno. El primer párrafo pertenece a la LOGSE, concretamente a la Orden del 20 de febrero de 1992, que establece el currículo de la asignatura en Primaria. Los dos siguientes son textos de la LOE aparecidos en la Orden del 6 de junio de 2007, desarrollando la Religión en Infantil y en Primaria respectivamente.

Unos de los textos de la LOMCE que más polémica suscitaba ayer era este:

Reconoce con asombro y se esfuerza por comprender el origen divino del cosmos y distingue que no proviene del caos o del azar.

Si se lee con atención cada uno de los fragmentos expuestos, se puede concluir que todos están hablando de lo mismo, entre otras razones porque, qué diablos, señores, se trata de Religión y no de Física Cuántica. Pero eso no es lo importante. Lo verdaderamente trascendental es preguntarse cómo coño sobrevivía la izquierda española sin mesarse los cabellos con leyes que trataban la materia básicamente igual que lo hace ahora la del inefable señor Wert. ¿O es que acaso es solo una cuestión de estilo? Porque si convenimos en que tanto la LOGSE (superprogresista), la LOE (megamodernísima) y la LOMCE (archicavernaria) son (y trataré de ser moderado) “muy parecidas” en este aspecto, ¿no podemos pensar que aquí lo único que ha molestado ha sido la retórica, la excesiva desfachatez con que se redactaba la frase y se mencionaba todo eso del ‘caos’ y del ‘azar’? Y si la historia fuera así, ¿no sería muy cutre?

He dicho al principio que el cabreo de ayer me pareció exagerado, pero en realidad me refería a que lo percibí como una expresión más de la consabida estolidez de los españoles, y en concreto de la progresía y de los que se han subido a ese movimiento retrógrado y ultraconservador que es la marea verde. Sí, ya sé que puedo parecer injusto. También la derecha tiene que ver en todo este fregado, claro que sí (de los liberales laicos no hablo porque en España son un mito). Pero la labor de zapa de la izquierda me parece muchísimo más despreciable.

Porque son los que se creen de izquierdas quienes tradicionalmente han mantenido con más ahínco la retórica del laicismo mientras apoyaban leyes educativas (IU votó a favor de las dos leyes del PSOE, cuyos hacedores, por cierto, son en su mayoría marianistas y pilaristas) que dejaban el consenso educativo como estaba. Son ellos los que, con toda esa indignación vacua y superficial, más apuntalan los cimientos del consenso.

De hecho, ellos son la guardia roja del consenso. Los más embusteros de todos.

Anuncios

Publicado por

David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura

Un comentario sobre “La guardia roja de la Religión”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s