5 razones por las que Celia Villalobos puede jugar al Candy Crush sin que le ocurra absolutamente nada

No sé a qué viene tanto revuelo. ¿De verdad que es tan escandaloso que la señora Celia Villalobos haya sido sorprendida jugando al Candy Crush en pleno debate sobre el estado de la nación? Hombre, creo yo que lo sería en un país serio, con un sistema político serio y con unos representantes serios (y que representaran, ya de paso, seriamente a alguien). ¿Pero en España? ¿Es que nos hemos caído del guindo otra vez o qué pasa aquí? ¿Acaso ya estamos con la misma pantomima de censurar moralmente a alguien que vive de un medio (el político) corrompido hasta los cimientos? Desde que tengo uso de razón (y soy de la generación del 75), siempre me ha parecido que hacer aspavientos por la corrupción de los políticos españoles es como cargar contra el pobre porquerizo por llevar los pantalones perdidos de mierda.

Así que, como la gripe aún no ha remitido, voy a exponer esta mañana las razones por las que doña Celia Villalobos puede jugar al Candy Crush en el Parlamento sin que le ocurra absolutamente nada. Y lo voy a hacer de la manera como últimamente está de moda hacerlo en el periodismo patrio, o sea, elaborando una breve lista con el único fin de que el lector no se fatigue demasiado y pueda ponerse con otra cosa cuanto antes.

1. La primera razón estriba, por supuesto, en que tiene más cara que espalda. Pero la tiene porque sabe que puede permitirse el lujo de tenerla, ya que jamás se dará por aludida cuando alguna persona que la haya votado trate de afearle la conducta. Jugar al Candy Crush es tan solo una metáfora de lo que realmente hacen sus señorías en el Congreso de los Diputados.

2. Celia Villalobos jamás se dará por aludida porque sabe perfectamente que no se debe al voto de los ciudadanos, sino a quien la puso en las listas electorales de su partido. El sistema electoral proporcional de listas la desvincula (gracias a Dios, pienso que habrá pensado ella más de una vez) de los electores. En este sentido, ya sea como Presidenta en funciones del Parlamento, como diputada o como reina de Inglaterra, la señora Villalobos seguirá jugando al Candy Crush mientras su amo y señor, Mariano Rajoy, no le diga lo contrario.

3. Pero Celia Villalobos juega al Candy Crush mientras el presidente habla, no porque no le guarde respeto, pase de su culo o quiera demostrarle que aún es una fille terrible, proabortista y moderna de la muerte, sino porque durante toda esa feliz eternidad que lleva de diputada ha interiorizado dos evidencias incontestables: a) se diga lo que se diga en el Legislativo, al final se hará lo que el Ejecutivo ya ha decidido que se tiene que hacer, porque b) no hay separación de poderes y, por lo tanto, c) el Parlamento no sirve absolutamente para nada.

4. Celia Villalobos juega al Candy Crush en el Parlamento porque es lo que se suele hacer en lugares de ocio y esparcimiento, y máxime cuando estos son mantenidos por el contribuyente español con el sudor de su nómina: museos nacionales, clases de la ESO, bibliotecas o (y ella, por edad, ya debería intuirlo) geriátricos estatales. Lo público, parafraseando a otra excelsa diputada y exministra, no es de nadie, y por eso puede uno hacer de su capa un sayo con él.

5. Celia Villalobos juega al Candy Crush porque no se siente culpable. Y no se siente culpable porque, aburrida como está de un debate que los medios venden como la rehostia de la democracia pero que en realidad no es más que uno de esos trámites tipo Nochevieja, Viernes Santo o polvete del Saturday night, sabe que cualquiera en su lugar habría hecho lo mismo. Y cuando la señora diputada piensa en ‘cualquiera’ se refiere a cualquiera, es decir, tanto a los que ayer disfrutaban del chollo de ser diputados, como a los que aún no lo disfrutan pero están a punto de hacerlo. Sabe que ni unos ni otros van a incluir jamás en sus respectivos programas electorales la única herramienta que puede impedir que se vuelva a jugar al Candy Crush en el Paramento: el sistema electoral mayoritario por distritos uninominales.

Anuncios

Publicado por

David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura

13 comentarios sobre “5 razones por las que Celia Villalobos puede jugar al Candy Crush sin que le ocurra absolutamente nada”

  1. Yo ni siquiera me planteo esas cosas sino que me hago una pregunta ¿Cómo esta gente que está en una posición de poder es tan increíblemente cutre? No he juagado nunca ese juego ni pienso jugar a nada que haya en una pantalla…, pero las pantallas del iPad, tengo uno de máxima capacidad que aún estoy pagando con el sudor de mi nómina (como estoy pagando el de la señora Celia Villalobos) pueden proporcionar maravillosos ratos de placer intelectual en momentos inaguantables (léase claustros y demás reuniones inútiles) pero no diré lo que hay dentro del iBooks de mi iPad para que no me tomen por marisabidilla o cosas peores.

    Como en el caso de las tarjetas negras, los inquilinos del Congreso de los Diputados, independientepente de su color político muestran su verdadera cara…, que por desgracia no es más que la que muestran los españoles cuando los veo en grupo viajando, perdón trasladándose, y dando el cante por donde quiera que vayan.

    La gripe te da para poder en solfa la cínica realidad de las cosas. Te comento sobre mi caso de salud, que el curso pasado me trataron una gripe cuando se trataba de una neumonía…, y claro, en un momento dado todo se vino abajo, por primera vez vi que palmaba. Y no sé como serán las cosas, pero hoy, mañana y hasta el lunes, tengo horario de las más dura Revolución Industrial…, y aunque esté en mi casa no es ya que juege a un juego cutre para descerebrados, es que no tendré ni tiempo para abrir un libro de los que necesito para trabajar.

  2. Muy buen articulo pero falta un sólo dato, a todo esto se suma que no hay Mandato Imperativo Revocable, es lo que yo añadiría para ser más completo. Muy buen artículo.

  3. Hesperetusa, son cutres porque se han criado en la sórdida cutrez de los partidos políticos, financiados todos ellos con nuestros impuestos.

    Me alegro de que al final todo fuera un susto. Supongo que de la experiencia saldrías un poco más sabia; lo digo por aportar alguna consecuencia positiva a un hecho tan difícil.

    Un abrazo.

  4. David, un articulo muy claro y necesario. Solo me gustaría matizar que no es que no haya interés solo dentro de la Cámara, como pones en el punto 1; sino que muchos de los diputados apenas hace acto de presencia en el.

    Como si la cosa no fuera con ellos, como si solo tuvieran los derechos que (muchas veces) niegan a sus ciudadanos sin temblarles el pulso.

    Lo triste es que lo de Villalobos es el pan de cada día; y es muy vergonzoso. Pero también lo es que estas noticias se desvanezcan en dos días; y lo será si dejamos que el bipartidismo siga anclado en nuestro Gobierno.

  5. Aprovecho para sugerir que leáis la entrada mensual que publicaré mañana sobre educación y elecciones; intentando poner orden en el caos que (quizá interesadamente) se nos presenta.

  6. Diegocastre, antes de nada, bienvenido y gracias por rebloguear la entrada. Convengo en tu matización, pero no en que sea problema del bipartidismo. El bipartidismo es una consecuencia, un síntoma, y no la enfermedad, el origen del desastre actual. Es el régimen lo que está podrido, sus instituciones y su constitución. Necesitaría algo más que un cambio de siglas en los partidos políticos. Necesitaría una separación de poderes en la raíz (esto es: elecciones diferentes para elegir a gobierno y a diputados; y un judicial que sea elegido por sus componentes). Y necesitaría una representación en el Congreso vía distritos uninominales con mandato imperativo de los electores.

    Seguiré esas entradas que mencionas con sumo interés.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s