Estos son mis principios

Como un miembro gangrenado, España ya ni siquiera me duele. Por eso reivindico el derecho a destruir, a zambullirme en el pensamiento único (de uno y otro signo), a ponerle la carga precisa y a tratar de volarlo por los aires. Pero mucha gente, desde que escribo en Autopsia, opina que tanto punk empieza a cansar, y me piden que ofrezca una salida al desastre educativo, que dé mi opinión acerca de lo que debería ser un sistema de enseñanza en condiciones, a pesar de que ya dije en su día que lo más sensato era que empezásemos a abandonar toda esperanza. Continúa leyendo Estos son mis principios