Populismo a 400 euros el título

¿Clases de 35 doceañeros? No problem. ¿Restricciones en la pasta que se concede a los centros de enseñanza, restricciones en la calefacción, en el personal docente interino? Tranquilos todos. ¿Paga extraordinaria chorizada por el morro? Respiren hondo y relájense. ¿Bajada de sueldo y subida del IRPF porque sí, porque yo lo valgo? Un momento, por favor. Haya paz.

Ya han oído lo que dicen el FMI, Montoro y el sursuncorda. Dicen: españoles, la crisis ha muerto. Y eso significa que las diecisiete satrapías vuelven a ser lo que eran. Y también sus pequeños sátrapas, que son los que saben cómo se las gasta el pueblo, o sea, esa masa informe, parásita, desagradecida e ignara que, desde el 2008, no cesa de quejarse. Porque, como todos saben, el pueblo (dizque ciudadanía) no puede conducirse a sí mismo. Esta regla es la primera que se enseña en el curso por correspondencia para ser un buen sátrapa. Y por ello necesita mano dura, por supuesto, pero también algún aliciente de vez en cuando que ilumine su miserable vida.

Hoy la prensa subvencionada regional de la AEDE (la del impuesto revolucionario y todo eso) anuncia a bombo y platillo la dádiva que el consejero de educación de esta nuestra Feliz Gobernación murciana ha tenido a bien otorgar a su grey de profesores. 400 euros para todo aquel que acredite un título de idiomas. A eso hay que sumarle, además, otra noticia aparecida hace poco que anunciaba que, para los concursos de méritos, el bilingüismo docente contará medio puntazo del ala a partir de las oposiciones de este año. Toma regalo. La Feliz Gobernación y su consejero siempre en la vanguardia de la innovación educativa. Esta última frase, por si alguien lo dudaba, no es mía. Me he permitido la licencia de imaginar al típico columnista cortesano de la satrapía reflexionando sobre la importancia del inglés, por ejemplo, en la enseñanza de las Matemáticas, la Biología, la Historia (o la Filosofía, con perdón).

Pero un servidor, que es pueblo, masa informe, parásito, desagradecido, profesor, aunque (lo siento mucho) no ignorante ni cortesano, no puede evitar hacerse algunas preguntas.

Vamos a ver. ¿No habíamos quedado en que los populistas eran los de Pablo Iglesias and his boys? ¿Qué pinta entonces Pedro Antonio Sánchez subiéndose a ese carro? ¿Acaso la intelligentsia que le asesora, que tanto ha clamado contra la demagogia de Podemos, ha terminado poniéndose también su particular chándal bolivariano?

Quién lo diría. Tan puros, tan demócratas, tan liberales ellos, y resulta que al final han descubierto que el dinero público (que, como dijera aquella ínclita ministra de Zapatero, no es de nadie), cuando no acaba en el cazo de los de siempre, está para lo que está. Y sobre todo en año de elecciones.

En fin, asquito.

Anuncios

Publicado por

David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s