No tenemos remedio

No tenemos remedio. Siempre actuamos igual, siempre defendiendo aquello que nos perjudica, siempre poniendo la misma cara de gilipollas y cayendo en la misma trampa. Desde luego, el profesor es el único ser (ya no se me ocurre otra palabra para definirnos) que tropieza mil veces en la misma piedra.

Primero vamos, nos tragamos eso del cuerpo único y consentimos, es más, defendemos con uñas y dientes que proletaricen hasta el nombre de nuestra profesión, por eso ya ni rechistamos cuando, en vez de ‘profesores’, nos llaman ‘trabajadores de la enseñanza’.

Luego nos convertimos en la guardia de corps de quienes han querido borrar del mapa cualquier atisbo de jerarquía dentro de los institutos, y nos sumamos con gracia y salero a las chirigotas que abominan de todo aquello que huela a especialización, academicismo y cátedra; de hecho, abrazamos la nueva fe del coaching, del liderazgo educativo y del bilingüismo con fervor talibánico.

Seguidamente, nos arrojamos en los brazos de expertos de esa magufería new age que es la pedagogía y ahora vamos por ahí, como almas en pena, pidiendo consejo al oráculo orientador hasta para usar el papel higiénico.

Un poco más tarde, nos meten el chocolate del loro de las PDA’s, PDI’s, tabletas, portátiles y la madre que los parió sin que digamos esta boca es mía, aunque esos dispendios contrasten con el ahorro de las restricciones en la calefacción, de las bajas sin cubrir y de esas ratios que ya las quisiera para sí Paquirrín en sus sesiones DJ.

Después tragamos con decretos de disciplina que nos han hecho a todos, ‘trabajadores de la enseñanza’ y alumnos, más iguales y democráticos, aunque eso suponga el tuteo legal que deja impunes tanto la marca en la carrocería del coche como la presencia del clásico padre karateka.

Y finalmente mañana, como cada cuatro años, seguro que tenemos los santos cojones de ir, muy ufanos y orgullosos, a votar a quienes han participado en este desastre minuciosamente programado. Y para colmo nos cabreamos cuando están a punto de quitarnos las dos horas para acudir a las urnas sindicales, tal vez porque semejante atropello atenta contra nuestro derecho a tomarnos una cervecita a la salud de la Consejería.

Definitivamente, no tenemos remedio.

Anuncios

Publicado por

David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura

Un comentario sobre “No tenemos remedio”

  1. Claro que no tenemos remedio pero, en gran medida, es porque la mayor parte del profesorado se siente a gusto con la situación actual o, al menos, en un balance de esfuerzo/recompensa no le salen las cuentas.

    También porque en este cuerpo (o subcuerpo) unos son más iguales que otros. No es lo mismo el que imparte sabiduría en las alturas de los bachilleres que el que chapotea en los primeros cursos. No es lo mismo la letra A que la letra E. No es lo mismo una clase de apoyo con tres criaturas cortas de entendederas pero pacíficas, que 30 adolescentes de 2º de la ESO un viernes a última hora. No es lo mismo estar estresado porque no llegas a tiempo con los informes, que aguantar los insultos o burlas poco disimuladas de cualquier vástago de familia desestructurada. No es lo mismo, en fin, la infantería que los mandos o los cuadros intermedio de diverso pelaje.

    Y como cada uno va construyéndose su pequeño cortijo en el que aguantar los años que le queden hasta la jubilación o hasta que el tiempo escampe, y acaba importándole bien poco los que andan a la intemperie, pues los bárbaros siguen sin encontrar resistencia en su avance. Cuando los tengan a las puertas, pocos van a quedar a quienes puedan pedirles ayuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s