Isabel II de Inglaterra es más republicana que Pablo Iglesias

?????????????????????

España nunca fue un país de sfumato, sino de trazo grueso. Del mismo modo que aquí el Iluminismo francés solo pudo contentarse con ser un anticlericalismo afrancesado, el republicanismo se sigue entendiendo como un antimonarquismo ultramontano, nostálgico todavía de los años treinta del pasado siglo. Una república garantista y constitucional es un concepto político que trasciende la mera sustitución del rey por un presidente, y comprende además otras medidas que la definen y la diferencian de lo que proponen los republicanos de la izquierda española (los otros, los liberales, ya sabemos que jamás dicen ni mu).

En primer lugar una república que se rija por una forma de gobierno democrático tiene que separar los poderes en origen, y cuando digo los poderes me refiero a los tres poderes clásicos, y no solo al Judicial. Tanto o más importante es que el Ejecutivo esté radicalmente enfrentado al Legislativo, lo cual solo se consigue convocando elecciones distintas para elegir a uno y a otro. Si ustedes buscan en esos baúles de sastre que los partidos llaman programas electorales, no encontrarán nada que se le parezca.

Pero, sobre todo, el ciudadano de una república como mandan los cánones ha de estar representado en su Parlamento. La representación en una democracia no solo consiste en poder elegir al candidato, sino en tener los mecanismos necesarios para destituirlo, por ello los electores deben conocer quién diantres les representa. Y esto únicamente se consigue en un sistema uninominal mayoritario o, en su defecto (como es el caso de Gran Bretaña) en un sistema proporcional mixto. Es decir: circunscripciones relativamente pequeñas de donde solo puede salir un diputado.

En España la proporcionalidad plurinominal es algo así como un dogma de fe. Nadie la ha puesto en cuestión; de hecho, lo más revolucionario que se suele proponer son las listas abiertas. El principal motivo de ello, no les quepa la menor duda, es la ignorancia política de la mayoría de los apesebrados que pululan por los partidos. Sin embargo mi natural inclinación a la conspiranoia me lleva a considerar la posibilidad de que también existe una especie de consenso para no remover demasiado las aguas estancadas del régimen electoral. La prueba está en que incluso los partidos de nuevo cuño, los antisistema del sistema, no se atreven a pensar más allá de la proporcionalidad. ¿Por qué? La respuesta es obvia: las listas (abiertas o cerradas) permiten a las cúpulas de los partidos meter en nómina a sus particulares clientelas y, en última instancia, continuar beneficiándose de las prebendas que proporciona el chiringuito.

Anteayer Isabel II de Inglaterra anunció en su discurso que el Parlamento prepara una ley que permitirá que los electores puedan revocar el nombramiento de sus representantes. Si bien algunos medios británicos han calificado de tibia la medida, pues solo se despediría a aquellos diputados encausados en algún asunto de corrupción (y no también a los que incumplan el programa electoral), yo, típico españolito que se asombra con lo foráneo, solo puedo afirmar que, visto lo visto, Isabel II de Inglaterra es más republicana que Pablo Iglesias y que todos aquellos que no cesan de agitar las tricolores por las calles.

(Imagen de Isidoro Martínez Sánchez)

Anuncios

Publicado por

David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura

Un comentario sobre “Isabel II de Inglaterra es más republicana que Pablo Iglesias”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s