¡Muera la Literatura!

Creo que ha llegado la hora de que los profesores de Literatura captemos el mensaje que los hacedores de la realidad educativa acaban de enviarnos con la decapitación pública de la Filosofía. En el mundo que estos llevan varias décadas creando no hay lugar para disciplinas que sean proclives al debate, a la crítica o al mero comentario. La escena es muy diferente y en ella hace tiempo que está prohibido todo aquello que no tenga ninguna aplicación social o que evite que el alumno sea empaquetado y servido en el mercado laboral que ya se tiene precocinado. España no puede permitirse que sus camareros, sus putas y sus guías turísticos hayan leído el Quijote, ni tampoco que sus médicos o sus ingenieros sean capaces de experimentar placer estético alguno, sentirse tentados por cierta curiosidad improductiva o, sencillamente, verse arrastrados por el diletantismo.

Olvídense aquellas clases de COU donde se leían El árbol de la ciencia, Luces de bohemia o las Soledades de Machado. Deséchese cualquier anómala pulsión que mueva a reflexionar sobre la vida cruzando las fronteras de lo políticamente correcto. Mándense a la mierda de una vez por todas  las esperanzas de que algún chaval entienda la historia literaria como lo que en realidad es y siempre ha sido: un gigantesco glosario de los comportamientos del hombre. Los búnkeres pedagógicos de uno y otro signo llevan la tira haciéndonos creer que los estudiantes de ahora son más gilipollas que los de antes, que el mundo de la imagen y de las redes sociales los ha transformado en sombras negadas para la letra impresa. Para ello se han inventado los placebos de la literatura juvenil y las ediciones adaptadas con las que muchos profesores respiran aliviados y todas las editoriales hacen el agosto.

La Literatura tiene demasiados enemigos y yo cada vez me siento más cansado para defenderla. Al muro infranqueable del escasísimo hábito lector con que me doy de cuernos cada curso, a su dependencia de esa otra materia a la que se le suele llamar con el eufemismo de Lengua Castellana, al absurdo planteamiento del currículum o al abandono paulatino del canon literario en las aulas españolas, hay que añadir el hecho trascendental de que no es una asignatura que se ajuste muy bien al espíritu de los tiempos. Su desnaturalización (similar a la de otras disciplinas tradicionalmente incluidas en la bolsa del Mercadona de las Humanidades) la ha convertido en un enfermo crónico que aguarda con paciencia la llegada de la muerte.

Así que yo, viendo el pastel, soy partidario de aplicarle la eutanasia, hacerla desaparecer de los institutos y echar sal allí donde alguna vez floreció para que nadie que no la merezca pueda recordarla jamás.

Anuncios

Publicado por

David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura

6 comentarios sobre “¡Muera la Literatura!”

  1. A mí me pasa igual. Aquí en Canarias la literatura de 2º de Bach. consiste en ocho textos que son los que pueden caer en la PAU. Un poema de Machado, otro de Hernández, un fragmento de la Bernarda, otro de Crónica…, en fin, un disparate. El otro día intenté explicar a Miguel Hernández, pero cómo… Nadie sabe nada. Ni siquiera el nombre de las estrofas… Comparto en cierta forma lo que dices al final, no podemos salvar lo que ya está destruido. Sí que podemos consolarnos con la lectura, con la escritura, pero para nosotros mismos. El tiro de gracia ya se lo pegó la LOGSE, al unirla con Lengua… Qué espanto. Qué país.

  2. La Literatura, la Historia del Arte, la Música, las lenguas clásicas…, todo eso no es más que moralla inútil. Así piensan los políticos y toda su derivación caciquil que lleva a sus hijos a la privada o peor aún, a la concertada que pagamos todos. Pero así piensan por desgracia, y todos lo hemos visto en los institutos, muchos compañeros de “Ciencias”, no todos hay que decirlo. ¿quien no ha oído que esa asignatura es “de estudiar”? Entendiendo por “estudiar” una empollada memorística que soltar en el examen. Vamos, que en las disciplinas de Humanidades ni se piensa ni se razona. Cómo se discrimina y se ven como un bachillerato de segunda o tercera categoría a los bachilleratos de Humanidades. Cómo a esos bachilleratos van los alumnos con peores resultados.
    ¿Y para qué necesita la Literatura o la Historia del Arte o la Música un camarero o la cuidadora que en las zonas de playa limpiará el culo a los jubilados de la Europa rica? Es más ¿para qué necesita licenciados en alguna especialidad, incluyendo de Ciencias una enseñanza que sólo guarda y vigila durante unas horas a los futuros camareros y cuidadoras? Menudo derroche, para eso no se necesitan licenciados que pueden ser un problema, para eso una mezcla de animadores-monitores con policías. Y cuanto menos sepan de ciertas disciplinas menos tocarán las narices a los que deciden como debe ser la enseñanza.

  3. José María, si yo te contara el tinglado que los coordinadores de la PAU tienen montado aquí en Murcia con el examen de Lengua. Solo te diré que en una de las reuniones a las que asistí (ahora paso de ellas), el señor Don Ramón Almela, ex coordinador, dijo literalmente: “el examen de Lengua no debe ser un impedimento para que el alumno acceda a la Universidad”. Lo peor fue que la mayoría de los profesores asistentes no se inmutó ante semejante consigna. Y seguimos sin inmutarnos. Nuestra asignatura se ha convertido en…, bueno, en realidad no sé en qué coño se ha convertido.

    Un abrazo, compay.

  4. El proceso de destrucción de las Humanidades en España, Hesperetusa, que se lleva acometiendo desde hace décadas, se ha convertido, si observamos los sistemas de enseñanza de otros países europeos, en una dolorosa excepción. Como somos un país de frutos tardíos (y utilizo este eufemismo de Menéndez Pidal para no escribir lo que realmente pienso que somos), aún estamos en el camino, que ya dejaron de recorrer otras naciones a finales del siglo pasado, de considerar que el futuro de la sociedad está en la “ciencia”.

    Las ciencias y el bilingüismo son dos muestras del nuevo catetismo ilustrado que las élites extractivas que idean los sistemas de enseñanza muestran con orgullo. En los institutos, las Humanidades (junto con las Ciencias Sociales) son el cubo de la basura académico, y este “paradigma educativo” interno (alentado por los Departamentos de Orientación y los propios profesores) está siendo la puntilla definitiva. Si ya es difícil afirmar que existen las Humanidades en una sociedad que ha olvidado sus dos pilares más importantes, el Latín y el Griego, imagínese usted cuando esa sociedad ha perdido, además, cualquier referencia cultural básica o, sencillamente, cuando no sabe si Quevedo se escribe con b o con v.

    Un saludo.

  5. En fin, hace tiempo me cité con la madre de una alumna de bachillerato para hablar sobre el bajo rendimiento académico de la misma y; después de culpabilizar a todo el mundo del bajo rendimiento de su hija y de la poca atención que se le había prestado por parte del centro, suavizando su tono beligerante y entrando en un tramo de conversación más calmada, incluso siendo hasta cierto punto condescendiente, me comenta que suele ayudar a su hija a estudiar, especialmente asignaturas de ciencias puesto que es doctora en un hospital, ahora bien, yo alucino cuando me suelta: “Ayudando a estudiar a mi hija aprendo muchísimo, el otro día repasando historia por ejemplo: ¡Sabía usted que el tema éste del independentismo catalán no es algo nuevo de ahora, sino que viene de muchos años atrás!”. En fin, iletrados los hay de todos los colores…
    Un saludo, y felicitaciones por el blog.

  6. Minimizarán la Literatura pues también ella es fuente de ética o moral. Todo lo que sea pensar, y no simple cálculo mecánico, será destruido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s