Desde dentro

(A mis muy queridas y admiradas Juani y Mª Ángeles)

¿Se imagina a Jefferson, a Franklin y a Hamilton fundando un partido en 1776 que se hubiese llamado, por ejemplo, PRIC, Partido Revolucionario por la Independencia de las Colonias? ¿O a Robespierre, al Abate Sieyès y a Condorcet haciendo lo propio en plena monarquía de Luis XVI? ¿Se imagina a Lenin montando un tinglado semejante para participar en la Cuarta Duma de Nicolás II? Es decir: ¿es capaz de imaginarse usted a alguno de estos personajes acatando las reglas que impone el régimen político del momento, tratando de cambiar las cosas “desde dentro”?

Independientemente de las intenciones, de los fines y de los logros de cada una de esas tres grandes revoluciones, sus protagonistas tenían algo muy claro: es imposible cambiar un régimen despótico siguiendo sus normas, pues la misma naturaleza de estas coarta cualquier cambio. O dicho de otro modo: un régimen despótico lo es tanto por sus leyes como por la naturaleza de sus leyes. Comprendieron, en definitiva, que para acabar con el poder debían crear nuevas fuentes de poder, no usurpar las que ya existían.

Desde luego, hay casos en la historia en los que un sistema político se pone patas arriba “desde dentro”, aunque sucede que en la mayoría de las ocasiones el resultado suele ser o bien una corrupción de lo que había, o bien un lavado de cara gatopardiano que deja incólumes las esencias. Como ejemplos de la primera disyuntiva se me ocurren dos personajes que cambiaron las cosas “desde dentro”: Hitler y Mussolini. Para la segunda disyuntiva no hay que irse tan lejos: la Transición.

Huérfanos de toda referencia histórica, desde que estalló la crisis comienzan a salir del armario partidos que juran y perjuran que cambiarán España en cuanto lleguen al poder. Juran y perjuran modificar la Constitución, la ley electoral, el sistema productivo e incluso las conciencias de los españolitos. Pero para eso, dicen, deben ser votados, lo que implica que antes habrán tenido que someterse sin rechistar a las reglas de las listas cerradas y bloqueadas y a un sistema proporcional que niega la representación del ciudadano. Y para colmo, si en algún momento entran en el Parlamento, al final se habrán beneficiado de las subvenciones y sinecuras que han convertido a la clase política en una casta. Pretenden acabar con todo ello (dicen) pero beneficiándose de ello (callan).

Parece ser que ahora a UPyD, EQUO, Ciutadans y demás partidos minoritarios que luchan denodadamente por una porción del pastel, está a punto de unirse un reducto de aquel 15-M que empezara su andadura “desde fuera”, plagado de reventadores internos e infiltrados, y víctima también de una candidez e ignorancia colosales.

Parece ser que continúan sin haber aprendido nada.

Anuncios

Publicado por

David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura

10 comentarios sobre “Desde dentro”

  1. ¡¡Escribe, escribe…!! no dejes de hacerlo David. Valiente y bello alegato, contundente con tanta ausencia de razón.

    Felicitaciones y un fuerte abrazo.
    Vicente.

  2. Bueno, ya que citas a EQUO, posiblemente sabrás que este partido está haciendo algo que nadie ha hecho antes en la historia de España. Se trata de abrir la elección de candidat@s a las europeas a toda persona mayor de 16 años, si necesidad de ser afiliad@ ni simpatizante. Es decir, Primarias ABIERTAS, no cerradas ni bloqueadas. Y que l@s candidat@s son personas afiliadas y simpatizantes que se pueden presentar sin avales, solo porque ell@s lo valen. Bueno, l@s simpatizantes sí que tienen que estar respaldados por los territorios. Es decir, si un o una simpatizante de EQUO quiere presentarse como candidato a esa lista, será con el visto bueno de la asamblea territorial.

    Este es el enlace para registrarse y participar:

    https://unete.partidoequo.es/primarias/

    Todo este rollo te lo digo porque estamos acostumbrados a que desde los medios se meta a todos los partidos en el mismo saco, pero, lo siento, EQUO está revolucionando las formas en política, y no tiene nada que ver con los partidos al uso.

  3. …. el articulo no contempla los casos de Latinoamerica – Bolivia , Ecuador , Venezuela , incluso Brasil – con reformas de politica social muy profundas y que han sido posibles por partidos surgidos desde adentro ….. por no hablar de Marinaleda , Figaro , ….

    ademas los ejemplos que comenta el articulo parten de una realidad muy diferente a la que nos ocupa: todos son regimenes dictatoriales ….

    si es posible – y ademas es la salida mas rapida , realista y sensata a este marasmo ….

  4. Agradezco la información, Yomismo, pero me parece que lo que haga cada partido con sus afiliados o simpatizantes es cosa suya. No creo que sea determinante para una democracia que los partidos sean democráticos en su organización interna, aunque es obvio que las democracias avanzadas obligan poco a poco a los partidos a democratizarse. Ahora bien, siendo admirable lo de EQUO, ¿qué dice en su programa de la separación de poderes, por ejemplo? Aunque no dudara de que EQUO se comportase internamente de la misma forma una vez que hubiera tocado poder, a mí y al régimen político que EQUO sea asambleario etc. nos afecta bien poco.

    Un saludo.

  5. Muchísimas gracias, Vicente. Últimamente es que ando un tanto cabreado con la realidad y la única manera que tengo de evitar cometer alguna locura es la escritura.

    Un fuerte abrazo.

  6. Bueno, no soy un experto en política internacional, pero no creo que en los países que cita se haya ganado en “democracia”, que es a lo que yo me refería en el artículo. La política social es una cosa, las reglas del juego (democracia) son otra.

    No eran regímenes dictatoriales sino absolutistas (matizado el absolutismo británico por el Parlamento). Ya sabe, concentración de las tres ramas del poder en una sola persona. Ahora, eche un vistazo a la realidad española y sustituya la palabra “persona” por “partido/os”.

    Un saludo.

  7. En las Primarias de EQUO NO HACE FALTA SER AFILIAD@ NI SIMPATIZANTE. Basta con querer participar, y ser mayor de 16 años, registrándose en la web adjunta.

    En cuanto a la separación de poderes, está claro que los poderes están imbricados unos en otros, no habiendo una verdadera independencia (judicial, que depende del CGPJ, totalmente politizado, o legislativo, dependiente de los lobbys, y no digamos ejecutivo).

    Lógicamente, si EQUO no alcanzara las instituciones, poco se podría hacer desde fuera. Pero este partido está demostrando que se pueden hacer las cosas de otro modo, como por ejemplo la toma de decisiones, cuando el diputado Joan Baldoví, de Compromis-EQUO trasladó al Congreso las votaciones realizadas a través de una plataforma online. Ver enlace:

    http://larepublicaheterodoxa.blogspot.com.es/2013/11/compromis-equo-y-la-democracia-online.html

    Por eso digo que es de lo más innovador, y que lo que se pretende es la democracia RADICAL…

    Soplan otros vientos… y creo que EQUO está respondiendo a los retos que se plantean desde la ciudadanía. Hay que darle más tiempo, pero llegará su momento…

    Te recomiendo el blog de Florent Marcellesi, uno de los pensadores de la ecología política más preclaros de nuestro país (aunque él es francés residente en Bilbao), donde trata de todos estos temas y muchos más:

    http://florentmarcellesi.eu/

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s