Una ciudad, un balcón, un catalejo

Esta tarde Azorín nos invita a subir al campanario de la catedral para contemplar  la ciudad. Sabemos que la ciudad no es ciudad sino España, pero nos dejamos llevar sin que se nos note que conocemos algunos tropos. En el campanario hay un catalejo, y por él debemos observar la huella que el tiempo va dejando. Es un tiempo como el de los demás países, tenaz e inexorable, con la mirada puesta siempre en el futuro. Continúa leyendo Una ciudad, un balcón, un catalejo

El Defensor del Profesor

Dice ANPE que durante el curso pasado aumentaron los casos de indisciplina de los alumnos y las amenazas de los padres. Asimismo denuncia que la conflictividad en Primaria alcanzó el porcentaje que ya había en Secundaria, y que se produjo un preocupante incremento en el número de docentes que se plantearon dejar la profesión. La conclusión del informe es clara, tanto que parece una verdad de Perogrullo: los profesores están desamparados ante la impunidad de los estudiantes y de sus progenitores. Las causas que explican dicha conclusión tampoco suponen ninguna novedad: la sobreprotección paterna, el escaso respaldo de la Inspección y el incumplimiento de las normas de algunos institutos. A esta lista hay que añadir, por supuesto, ese porqué que está tan de moda últimamente: los recortes en la enseñanza, la disminución de profesores y el aumento de la ratio por aula.
Continúa leyendo El Defensor del Profesor

Vergüenza torera

A pesar de que los clanes que se han repartido el pastel del Consejo General del Poder Judicial vendan el hecho como una hazaña del pacto y del consenso democrático, usted y yo sabemos que esto huele a todo menos a democracia. No le voy a pedir que comprenda que, donde hay consenso, no hay democracia; tampoco pretendo que sea usted un experto en la ciencia política y entienda que, además, donde no hay separación de poderes tampoco puede haber democracia. Simplemente apelo a su sentido común -algo que no depende de sus conocimientos sino de su experiencia- esperando que, más allá de las palabras de Gallardón, Rubalcaba o Cayo Lara, sea capaz de ver la maniobra colectiva de blindaje que acaban de hacer los principales partidos ante los numerosos casos de corrupción que los amenazan. El contubernio judicial no es más que el acto de autodefensa del régimen político y de sus agentes más conspicuos. Continúa leyendo Vergüenza torera