Un nuevo Nuremberg

matrujill

La falsa derecha alerta de que la LOGSE ha llegado a la Universidad y de que nuestros hijos están en peligro. La falsa izquierda recurre a que los contenidos de los exámenes están desfasados y se descuelga con tweets como el de la imagen de arriba. Los sindicatos señalan que aquí las únicas víctimas son los maestros, que tenían que lidiar con unos temarios demasiados extensos. Las tertulias, mientras tanto, encuentran el hashtag del día y se despachan a gusto con el PSOE, con Figar y con el sursuncorda.

Seguimos en medio del mismo fuego cruzado de siempre, entre Escila y Caribdis, entre el hambre y las ganas de comer. En Madrid publican las barbaridades con que algunos aspirantes a maestros rellenaron sus exámenes de oposiciones en 2011 y la realidad, de pronto, se simplifica, se vuelve plana. Nadie se atreve a decir en los púlpitos del agitprop lo que realmente está pasando.

Por ejemplo, que aquí lo importante no es que la gallina sea un mamífero, sino que en unos exámenes de oposiciones se hagan preguntas tan absurdamente sencillas. Por ejemplo, que la Comunidad de Madrid se da cuenta, precisamente ahora, de que la nota de los exámenes debe estar por encima de los años de experiencia de los aspirantes a maestro, cuando lleva siendo gobernada por el mismo partido la tira de años. Por ejemplo, que esto es una maniobra propagandística para cargarse definitivamente a los interinos de la enseñanza. Por ejemplo, que la imagen negativa de los profesionales de la educación pública que se está dando sirve para nutrir los argumentos acerca de la necesidad de una enseñanza concertada. Por ejemplo, que las Facultades de Educación siguen siendo los laboratorios de la pedagogía que ha arruinado la educación pública española. Por ejemplo, que, en virtud de lo dicho, las Facultades de Educación han arrinconado la enseñanza de los contenidos que se imparten en los colegios. Por ejemplo, que, desde hace décadas, los futuros maestros salen siendo expertos en Piaget, en Vigotsky y en cómo organizar el día del libro o el de la mujer trabajadora. Por ejemplo, que ninguna ley se ha planteado reformar la Primaria porque a ningún partido le interesa hacerlo. Por ejemplo, que el debate que ha provocado el hecho en cuestión demuestra que la enseñanza es un tema tan descaradamente ideologizado que a estas alturas produce unas náuseas insoportables.

Y por ejemplo, que si llega el día en que la verdad, el sentido común y la decencia aparecen en este puñetero país de embusteros, cafres y tramposos, lo primero que habría que hacer sería organizar un nuevo Nuremberg y sentar en el banquillo a los marianistas del PSOE que se inventaron el engendro, a los catolicones del PP que se beneficiaron de él, a los cristianos de base de los sindicatos que fueron sus propagadores más diligentes y a los profesores evangelizados que miraron hacia otro lado mientras se la metían doblada. Todos ellos acusados del mayor genocidio cultural de la historia reciente de España.

Anuncios

Publicado por

David López Sandoval

Profesor de Lengua Española y Literatura

Un comentario sobre “Un nuevo Nuremberg”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s