Hay pacto

Sí, lo hay. Lo siento por todos aquellos que lo piden a gritos desde hace tiempo o incluso lo llevan en su programa electoral. Repito, hay pacto. Y la prueba es que nadie ha eliminado del mapa educativo el engendro de la ESO, a pesar de que, siendo como fue el mascarón de proa de la reforma del año 90, el símbolo de la comprensividad y la escuela inclusiva, haya fracasado estrepitosamente. Solo los cegados por los fuegos fatuos de la ideología y la fe pedagógica son incapaces de asumirlo. Es tan evidente que no ha funcionado, que imagino que hasta quienes en su día levantaron el chiringuito hoy saben que les salió una mierda así de grande; mierda que, por su ubicación como ciclo, ha terminado enmierdando además la Primaria y el Bachillerato. Así pues, insisto: el hecho de que después de la LOGSE nadie haya intentado siquiera echar abajo este podrido andamiaje (la LOMCE ni siquiera se acerca a quitarle un poco el polvo del camino) significa que hay un pacto que dura ya un cuarto de siglo. Continúa leyendo Hay pacto

El dedo y la luna

A propósito de la crisis de refugiados, escribe Ada Colau en su página de Facebook:

«Miedo contra miedo. Y el suyo es más fuerte. Así que Europa, europeos: abramos los ojos. No va a haber suficientes muros ni alambres que paren esto. Ni gases lacrimógenos ni pelotas de goma. O abordamos un drama humano desde la capacidad de amar que nos hace humanos, o acabaremos todos deshumanizados. Y habrá más muertos, muchos más. Ésta no es una batalla para protegernos de “los otros”. Ahora mismo esto es una guerra contra la vida.» Continúa leyendo El dedo y la luna

El final de Peter Pan

De mil maneras, con mil y una imágenes se ha descrito la infancia, ese período de tiempo que cobra sentido cuando se ha dejado atrás. Es el árbol de manzanas de oro de los mitos, el huerto de las religiones, la mirada glauca o el prado interminable de los poetas. La infancia es el punto de inflexión de nuestras vidas, también el alma de cualquier memoria. El escritor va en su busca, el artista trata de plasmar su pureza, el moribundo la revive en sus últimos días.
Continúa leyendo El final de Peter Pan

Culos al aire

No desbarremos, por favor. Guillermo Zapata no es nazi, ni proetarra, ni anti Marta del Castillo. Se equivocan los que se tragan ese sapo de la propaganda y no son capaces de ver que en realidad Zapata es un pelele, además de un inútil que posee un pésimo sentido del humor. Deberían hacérselo mirar, porque su grado de exposición a cortesanos como Marhuenda o a periolistos como Jiménez Losantos es preocupante. Pero, por otro lado, aquellos que están en contra de su dimisión y denuncian la doble vara de medir y la hipocresía de quienes la han forzado, no solo pierden el tiempo sino que están cometiendo el mismo pecado que condenan. Porque las falacias que acusan a Zapata están al mismo nivel que cualquiera de esas imputaciones de políticos que los nuevos partidos como el del protagonista han estado tildando de intolerables. Si un imputado debe dimitir, Zapata también. Es más, si un imputado que se aferra a su acta de concejal es “casta”, Zapata, en estos momentos, también lo es.
Continúa leyendo Culos al aire

Directores

Por supuesto hay de todo en la viña del señor. Los hay de múltiples colores y sabores. Los hay peleones y honrados, con ese marcado criterio profesional, tan incómodo a la consejería, que les obliga a combatir contra el hado adverso cada vez que suena el teléfono del despacho. Pero mucho me temo que esos directores no abundan en la actualidad, es más, para mí que están en vías de extinción. O tal vez sí, tal vez sean mayoría y lo que ocurre es que yo, en estos trece años que llevo en el oficio, he tenido la mala suerte de toparme con muy pocos que hayan hecho honor a su puesto.
Continúa leyendo Directores

¿Qué coño podemos hacer?

Soy consciente de que este texto, resumen de otro mucho más farragoso que publiqué en el blog hace dos años, es completamente inoportuno, no por lo que dice, sino por el momento en el que está siendo publicado. En estos días de ruido mediático, cuando la mayoría cree que, para bien o para mal, España se halla ante el abismo del principio del fin del régimen, muy pocos, si pasan de los tres o cuatro primeros párrafos, verán en él algo de interés. Supongo que lo considerarán absolutamente desconectado de la realidad o, en el mejor de los casos, el plúmbeo bizantinismo de alguien que no llega siquiera a la categoría de intelectual de salón. El mundo, concluirán, va ahora por otros derroteros. Continúa leyendo ¿Qué coño podemos hacer?

El relevo

Soy un aguafiestas, lo sé, pero si no lo digo, reviento: me temo que no es el fin de nada, sino el relevo de todo, o al menos, de una gran parte de todo. Puede que las fuerzas de este relevo (supongamos que bienintencionadas) obren el milagro de acabar con las redes clientelares, las canonjías y las prácticas corruptas de muchos ayuntamientos y presidencias autonómicas, pero a no ser que se haya votado a ángeles y no a simples mortales, solo será cuestión de tiempo que la mierda vuelva a aparecer en los rincones de un poder que, por obra y gracia de las leyes del régimen, no está sujeto a ningún tipo de fiscalización ciudadana. Y que conste que no soy un pesimista antropológico, sino que procuro dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios, y no caer en la ingenuidad de pensar que, por el mero hecho de desalojar al corrupto, mi candidato jamás se pudrirá como su predecesor, aunque goce de las mismas prebendas y la misma impunidad. Continúa leyendo El relevo